El FPV despachó el Presupuesto 2016

La Comisión de Presupuesto y Hacienda firmó el despacho de mayoría para el proyecto de Ley de Presupuesto General de la Administración Nacional para el ejercicio fiscal de 2016, por el cual se prorroga hasta el 31 de diciembre de 2017 la vigencia y la distribución del impuesto sobre los créditos y débitos en cuentas bancarias y otras operatorias. La oposición también dio curso a cinco dictámenes de minoría.

Respecto al pedido de un sector de la oposición de postergar su tratamiento hasta que pasen las elecciones nacionales, el diputado y presidente del cuerpo, Roberto Feletti (FPV – CABA) señaló que desde la vuelta de la democracia el gobierno saliente no presentó el presupuesto debido a que hubo situaciones de fuerza mayor que lo impidieron.

En ese sentido, subrayó: “Esto no ocurrió en el 89, cuando hubo un gobierno que tuvo salir anticipadamente de su mandato y hubo que reconducir el presupuesto; tampoco ocurrió en 2001 donde también hubo que reconducir el presupuesto, y tampoco en 2011 donde muchos de ustedes (refiriéndose a la oposición) violentaron esta institucionalidad y nos dejaron sin presupuesto».

Asimismo, agregó que «en tres oportunidades, durante la democracia reciente de la Argentina, hubo que reconducir el presupuesto conforme a las disposiciones de la administración financiera. Y eso nunca es bueno ni para el Pueblo argentino ni para la institucionalidad del país”.

Dictamen de mayoría

El articulado que giró al Palacio el ministro Axel Kicillof busca hacerse fuerte en una de las principales estrategias financieras del Frente Para la Victoria: estimular el consumo privado. Para ello destinará fondos para el plan Procrear, con créditos para construir unas 170.000 viviendas; Progresar, con 1.280.000 beneficiarios; Ahora 12, con ventas por más de 12.000 millones de pesos y la Asignación Universal Por Hijo (AUH), con 3.5 millones de beneficiarios. Por su parte el Fondear; el Programa de Financiamiento Productivo del Bicentenario (PFPB) y las Líneas de Crédito Para la Inversión Productiva de los bancos privados contarán con un acompañamiento por 90.000 millones de pesos.

Con respecto a la política de financiamiento del 2016, el presupuesto se proyecta como una continuidad respecto del proceso iniciado anteriormente. El presupuesto es denominado «ley de leyes» puesto que allí se definen los lineamientos principales que permiten que una ley pueda ser ley en la práctica. Es decir que de este articulado que comienza a debatirse

«Cerca del 63% de los servicios de deuda para el 2016 estarán constituidos por obligaciones con organismos públicos nacionales que en su gran mayoría tendrán recursos necesarios y la autorización correspondiente para refinanciarlos y los principales vencimientos estarán asociados con el pago al Club de París en mayo de 2016 y los intereses de los bonos Discount en junio y Par en diciembre», expresa.

El articulado destaca que en materia de financiamiento bilateral «se seguirán profundizando los vínculos con China y países de Medio Oriente, orientando el financiamiento a grandes proyectos de infraestructura y equipamiento, recurriendo para ello a nuevas fuentes externas».

Con referencia a los Adelantos Transitorios del Banco Central, expresa que se ajustará «a los límites establecidos en la Carta Orgánica» de la entidad y acerca de la política social, comunica que el presupuesto 2016 hará las previsiones para afrontar la movilidad de la Asignación Universal por Hijo entre otros beneficios familiares.

«Cabe aclarar que las colocaciones en el mercado local tendrán como objetivo captar parte de los excedentes de liquidez de los que gozan los Bancos, Compañías de Seguro y Fondos Comunes de Inversión», destaca el texto.

Deja una respuesta