El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, suspendió la reglamentación de la ley minera 9209, que modificó la anterior 7722, y generó gran rechazo en la comunidad provincial por la habilitación del uso de sustancias tóxicas, medida que no convenció a los asambleístas y vecinos, quienes anunciaron que continuarán con las protestas hasta que se vete la ley.

Tras varios días de cortes de ruta, manifestaciones y protestas masivas en distintos puntos de la provincia, Suárez anunció que no reglamentará «la ley (9209), y no estará vigente«, y anunció que se abrirá un diálogo con distintas organizaciones y la iglesia «para una gran convocatoria e información a la gente«.

«Vamos a llamar a una mesa de diálogo, esperamos llegar a un acuerdo«, explicó el gobernador Suárez, tras suspender la reglamentación de la Ley 9209 que modificó la 7722, conocida como la ley antiminera desde 2007, cuando fue sancionada, dado que prohibía el uso de sustancias tóxicas como el cianuro.

Sin embargo, la decisión no convenció a los asambleístas, vecinos y hasta la cúpula del peronismo mendocino que, aunque el viernes pasado dio el voto para aprobar la ley, hoy pidió su derogación.

Luego de que el gobernador Suárez anunciara que suspendía la reglamentación de la reforma en la ley minera, el peronismo local le pidió al gobierno que la derogue para iniciar el debate «en foja cero«, difundieron en un comunicado

«Desde el Frente de Todos Mendoza solicitamos la derogación de la Ley 9209. Cualquier otra instancia que no sea vinculante puede ser interpretada como una maniobra dilatoria«, dijo la cúpula del peronismo mendocino conformada por Anabel Fernández Sagasti, Alejandro Bermejo, Omar y Emir Félix y el resto de los intendentes, Roberto Righi, Martín Aveiro, Matías Stevanato, Flor Destéfanis y Fernando Ubieta, sumado al presidente del partido, Guillermo Carmona y los jefes de bloque.

«A nosotros no nos sirve que suspenda la reglamentación, hemos pedido hoy día en la Legislatura la derogación. Queremos que vuelva a tener vigencia la Ley 7722«, afirmó el diputado provincial Mario Vadillo (Protectora).

«Si quiere paz social, que vuelva a la 7722«, sentenció Vadillo, en coincidencia con muchos mendocinos que ya se expresaron por redes sociales y comunicados a favor de continuar con las manifestaciones para que el gobierno provincial vete la ley, no la normativa.

En rueda de prensa brindada este mediodía en Casa de Gobierno, el gobernador llamó a dar «un debate genuino con la intención de cuidar el agua y generar fuentes de empleo«, y dejó en claro que «no se hará minería donde el plan de ordenamiento territorial (de cada localidad) lo prohíba«.

Con la intención de cuidar el agua y generar fuentes de empleo, el mandatario recordó que el desarrollo minero fue una de sus promesas de campaña en una elección que ganó con el 52% de los votos.

«En una Mendoza con el 40% de la población por debajo de la línea de pobreza, que no crece hace tiempo ni genera riqueza», Suárez recordó su plan de generar empleo para esa gente, «lo haremos haciendo las cosas bien, y preservando un bien tan preciado como es el agua», afirmó, y llamó al diálogo «para que todos tengan la posibilidad de mostrar sus argumentos«.

«Lo que más quiero es cuidar el agua, si no frenamos este cambio climático va a ser tarde para generar inversiones. Es mentira que por minería hay contaminación. Los mendocinos podemos hacer las cosas bien. Es la pobreza de cada uno de los mendocinos lo que me mueve, pero si no hay consenso social, no lo haremos«, advirtió Suarez.

Para el senador justicialista Bartolomé Robles, quien votó en contra, «no se trata simplemente de demonizar la minería. Mendoza es distinta a las otras provincias ya que tiene un historial vitivinícola, olivícola y turístico que lo diferencia de cualquier otro lugar«.

Para Robles, es tan grande es el rechazo de la sociedad que los días 22 y 23 de diciembre, en Mendoza, se vio una de las manifestaciones populares más grandes de su historia.

El descontento también se puede ver reflejado a través de diversas vías de comunicación como las redes sociales lo que permitió la adhesión masiva al reclamo no sólo de la sociedad mendocina sino de todo el país e incluso traspasando las fronteras nacionales.

Compartinos: