El senador Morales denunció a Recalde por Aerolineas

El senador nacional Gerardo Morales (UCR –Jujuy) denunció este miércoles, ante la justicia federal al titular de Aerolíneas Argentinas, Marianos Recalde, al ministro de Planificación, Julio De Vido y a la procuradora del Tesoro, Angelina Abbona por los delitos de Abuso de autoridad y Violación de los deberes de funcionario Público, Malversación de caudales públicos y Encubrimiento por el vaciamiento y la desastrosa administración de la aerolínea de bandera desde su estatización en 2008.

El legislador aduce que desde el anuncio de la Presidente del 17 de julio de 2008, hasta que el Congreso sancionó la expropiación de Aerolíneas Argentinas y Austral el 22 de diciembre del mismo año, la deuda de la empresa aumentó en casi un 40%. Pasó de U$S 890 millones –pasivo dejado por el grupo español Marsans- a U$S 1.200 millones.

Morales sostiene que Recalde, De Vido y Abbona incurrieron en irregularidades “burdas y evidentes” que intentaron favorecer a Marsasns. “A partir de la violación del Artículo 6 de la Ley 26.466 y su decreto reglamentario, que obliga Recalde, De Vido y Abbona a demandar por las irregularidades conocidas por el grupo español, se suscitan una serie de hechos concretos, que buscan, de manera burda y evidente, favorecer a Marsans”, explicó el jujeño.

Al respecto, el senador en el escrito que ingresó en el juzgado en lo Criminal y Correccional Federal Nº9 a cargo del juez Luis Rodriguez, secretaría Nº17 de Susana Spina y fiscalía del doctor Carlos Cearras, se explaya sobre varias situaciones que justifican su denuncia.

Para el radical “la inacción de los responsables del gobierno nacional contra el grupo empresario Marsans “es notoria”. En este sentido, señaló que  “Recalde miente”, y aseguró que en su visita al Senado el funcionario “expuso contradicciones propias de las graves falencias y la pésima administración de La Cámpora en la empresa”, remarcó el senador.

Por último, Morales manifestó que su reclamo es para “saber qué está haciendo con los fondos públicos porque los platos rotos los terminan pagando los trabajadores y los usuarios”, finalizó.

Deja una respuesta