La Legislatura porteña aprobó este jueves en una polémica sesión y mientras la oposición se encontraba fuera del recinto -para intentar frenar el enfrentamiento entre la policía de la Ciudad y manifestantes- un nuevo régimen para médicos residentes. La votación fue por 34 votos positivos de Vamos Juntos y 5 abstenciones de Evolución.

Acaba de ocurrir un hecho gravísimo, Cambiemos se supera cada día: salimos a intentar parar la represión a residentes y concurrentes y nos impidieron volver a entrar para votar en contra. Aprobaron la ley sin votos negativos: nos tenían retenidos contra nuestra voluntad”, tuitió la legisladora del FIT, Myriam Bregman.

En tanto, la diputada porteña de Unidad Ciudadana, Andrea Conde, también indicó vía Twitter: “Escandaloso lo que pasó en la Legislatura! Mientras los diputados de la oposición salíamos a intentar frenar la represión de la policía contra los residentes que se manifestaban por sus derechos, el macrismo aceleró la votación para aprobar la ley de Residentes en nuestra ausencia”.

Cuando se empezó a tratar la nueva normativa, médicos residentes y concurrentes del sistema de salud porteño, que se manifestaban en la puerta, quisieron ingresar a la legislatura y tras un forcejeo con los agentes de seguridad, fueron repelidos a golpes de puño.

A partir de estas agresiones, se acercaron los legisladores de Unidad Ciudadana y partidos de izquierda a la puerta para solidarizarse con los médicos residentes, mientras el debate continuaba en el recinto.

Desde las 9 de la mañana, cientos de médicos se congregaron frente al palacio legislativo para protestar contra la iniciativa del Poder Ejecutivo de la Ciudad que reemplaza una normativa que data de la década de 1980 y que, con el correr de los años, fue acumulando docenas de modificaciones.

Con sus guardapolvos blancos y ambos multicolores, los médicos cantaron consignas contra el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta y contra la «precarización» que, según entienden, sólo se agudizará después de la sanción de la ley.

«Este proyecto cristaliza un régimen de sobreexplotación laboral, es decir, que existe en la actualidad, pero que ahora es revestido por la ley. Entre otras cosas, impone un régimen de sanciones que permite echar médicos por ‘incumplimiento moral’, algo muy difuso que puede usarse arbitrariamente«, comentó a Télam una de las profesionales movilizadas.

Además, entre los artículos que los residentes cuestionan está la legalización de jornadas laborales extenuantes que pueden superar las 60 horas semanales y el sostenimiento del régimen de concurrentes (médicos que cumplen las mismas tareas de los residentes pero sin remuneración alguna).

La semana pasada, el proyecto consiguió dictamen en la Comisión de Salud 48 horas después de la realización de una reunión informativa en la que el equipo del Ministerio de Salud porteño encabezado por su titular, Ana María Bou Pérez, presentó un proyecto sobre el que arreciaron críticas opositoras y de asociaciones gremiales.

En esa ocasión, Bou Pérez había discutido con los diputados sobre la presencia de los residentes en las guardias de los hospitales, afirmando que estos profesionales tenían ganas de hacer esas prácticas pero que, con la legislación actual, estaban inhibidos para desarrollarlas.

«Los residentes y los concurrentes sostenemos muchas áreas del sistema de salud, entre ellas, las guardias de todos los hospitales«, afirmó una residente del hospital Piñero al respecto.

Compartinos: