Entrevista| Diputado Stefani: «A la asimetría de la Argentina se le suma el peor Presidente de la historia, sin rumbo ni plan económico»

“Soy Héctor “Tito” Stefani. Nací hace casi 60 años en la ciudad de Las Flores, provincia de Buenos Aires. Soy hincha de Boca, aunque también disfruto de la natación y el básquet y por lo tanto, soy fan de Manu Ginobili” así comienza su autobiografía este abogado, especializado en Seguridad Marítima, en Navegación y Apoderado Gral. de Agente de Transporte Aduanero, que además es Licenciado en Ciencias Políticas.

Actualmente ocupa una banca como Diputado del Pro en representación de Tierra del Fuego, Antártida e Islas Del Atlántico Sur. Con él dialogamos en NCN y la charla inicia en retrospectiva. Contando cómo y porqué deicidio encarar su vida hacia la política.

“Un día, tenía 6 años” – comienza relatando- “mi papá (que trabajaba en Gas del Estado) invitó a comer un asado a un amigo. Después de almorzar nos llevó, por primera vez, a los Boys Scouts y de chiquito aprendí aquello de hacer una buena acción por día. Y esa buena acción podía ser ayudar a alguien a cruzar la calle, por ejemplo. De chico entonces tuve respeto y cariño por la vocación de servicio”.

Pero claro que aún faltaba un “empujón” más para dar el paso definitivo: “Entre finalmente a la política luego de que alguien me hizo ver, en medio de un debate, que es fácil cuando lo ves de afuera y es distinto cuando te dan el joystick y tenes que apretar vos los botoncitos. Si uno realmente se siente parte, se tiene que comprometer y entrar para cambiarlo. Si uno dice que todo es una porquería y se queda afuera no sirve. Los escaños políticos nunca quedan libre y alguien siempre los va a llenar sino” sentencia.

Uno de sus primeros pasos en la labor pública fue en 1992, al provincializarse el puerto de Ushuaia,  como Jefe de Operaciones. “Fue en esta etapa cuando ejecutamos la obra más grande que hubo desde su nacimiento, de mejoramiento de servicios del puerto de Ushuaia. Generamos una ampliación de 500 metros de muelle por 28 metros de ancho. Ushuaia logró aumentar el 90% del tráfico de pasajeros compitiendo con el puerto chileno de Punta Arenas y Puerto Argentino en las Islas Malvinas. Se modernizó la terminal portuaria y se puso en marcha un sistema de gestión que le permitió a la institución transformarse en un puerto competitivo a escala internacional. Eso me pareció impresionante” recuerda.

Claro que no todo es “color de rosa”. Stefani confiesa que “es cierto que la frustración te puede ganar, porque uno va al Congreso, presenta un Proyecto, como el que refiere a la Marina Mercante (NR: Será detallado más adelante) que objetivamente no tiene grieta, que uno dice ¿A quién puede joderle?, ¿Cómo no va a haber 250 Diputados que levante la mano? Pero, finalmente, no todos la levantan, entonces uno dice ¿Qué hago, tiro todo al carajo?…y la verdad es que, por una cuestión de personalidad, la peor palabra que me podes decir es “no”, porque me das más fuerza para seguir peleando. Porque como dice la Leyenda “al final del viaje recordaras solo una batalla, la que luchaste contigo mismo, el enemigo original. El que te define”.

“La verdad que no tengo nada de lo material, ni me interesa tener más poder a partir de la política. Entiendo que estamos en un lugar para transformar la realidad y tenemos esta herramienta que es espectacular. Trabajamos permanentemente en los problemas que superen la grieta, que no nos estanquemos en una cuestion ideológica. Yo tengo 4 hijos y 3 nietos, la verdad creo que tenemos que hacer todo el esfuerzo que podamos para que ellos vivan mejor que nosotros, no peor. Con ese concepto todos los días trato de dar lo mejor” sentencia.

La Mirada desde el Interior a CABA

Como represente de la provincia más austral del país, la mirada sobre la actualidad que presenta Stefani resulta interesante. Sobre todo para analizarlo desde estas latitudes, donde muchas veces el accionar político parece estar limitado a la “General Paz”, olvidando que Argentina es un vasto y ancho territorio.

Así lo interpreta el Diputado que sostiene su teoría de la existencia de “tres Argentinas” y  argumenta “Una de ellas es CABA que no tiene nada que envidiarle a otra Ciudad del primer mundo, a 40 minutos de allí aparece la Argentina mas productiva, donde existe un equilibro entre el Estado y el Mercado, que son Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza. Después para el norte o el sur aparecen diferentes Feudos Provinciales o gobiernos que, a través de la repartición de la Coparticipación Federal o el empleo público, se sostienen en el tiempo, algunos desde hace muchos años como el caso de  Gildo Insfrán (NR. Gobernador de Formosa) u otros como en mi provincia, donde el empleado público es el 60% de la actividad privada. Esto hace que el Gobernador de turno con su salario público se sostiene el poder. Son democracias tibias que ocurren en provincias que son rentistas, donde los Gobernadores están más preocupados en ver como obtienen fondos del Estado Nacional que en desarrollar productivamente sus provincias”.

Los Problemas Económicos. El Gran Problema

Stefani hace un análisis de la situación económica que atraviesa el país y define estar “preocupado por esta actualidad”.  En su desarrollo desliza un concepto sobre lo “asimétrico” de nuestro territorio puesto que “un argentino depende de la condición y en el lugar donde nace, tendrá mejores o peores condiciones de desarrollo. Si fuera un País Federal no tendría que importar en qué lugar nazca, porque tendría las posibilidades de desarrollarse humanamente de la misma manera”.

Ya en esa asimetría que de por si tiene Argentina, dice el Diputado,  se le suma que tenemos el peor Presidente de la historia, no tiene rumbo ni plan económico. Tenemos problemas de la región no tienen. Una inflación con el 64% interanual, la falta de empleo, la cantidad de argentinos viviendo en la pobreza, eso no le pasa ni a Bolivia, ni Paraguay, ni Chile ni Brasil. Esto me preocupa mucho. Y a todo esto se le suma esta situación extra de tener, dentro del mismo Frente de Todos, al Presidente y la Vicepresidenta enfrentados, con lo cual esto genera mucho más debilidad en el Gobierno y una crisis política, económica y social sin precedentes. Estamos descendiendo por un ascensor descontrolado”.

Jugar al Fútbol, con las reglas del Básquet

Explicar, comprender y poder dar un diagnóstico sobre el presente y el futuro económico-social del país no es tarea sencilla. No obstante, Stefani, se sumerge en esta profundo océano e intenta dar su perspectiva del asunto: “La Argentina tiene un grave complejo de inferioridad, porque queremos implementar políticas sociales que implementan países que tienen ahorrados entre cuatro o cinco PBI, pero tenemos una profunda deuda” arranca.

“Yo siempre digo que acá queremos jugar al fútbol con las reglas del básquet” afirma y expande su curiosa analogía “por eso individualmente los argentinos nos destacamos, nos adaptamos, pero jugando en equipo nos va mal. Es decir, queremos resolver nuestros grandes problemas en cuatro años y es imposible. No lo va a resolver nadie. Si tuviera que calificar los primeros 5 políticos más exitosos del mundo, pondría primero a Ángela Merkel, bueno ni aunque ella fuera Presidenta se resolverían. Esto se resuelve solo con Políticas de Estado y tres o cuatro trasformaciones importantes de Políticas Públicas, en 20 años”.

“Tenemos un Estado deficitario que gasta más de lo que ingresa. Ese déficit se cubre, o con préstamos, endeudándose. Pero ya nadie nos cree, nuestro índice de riesgo país es altísimo, con lo cual es complicado conseguir plata para el público o el privado. Y la otra solución, en vez de ver de resolver el problema, de gastar menos, de acomodar las cuentas, de ver como podemos cambiar la reglas de juego, de jugar al futbol con las reglas de fútbol: emitimos moneda. Encima tu moneda es una de las más devaluadas del mundo. En este tema aparece la Inflación que es el impuesto más salvaje que tiene la Argentina hoy. Entonces, en resumen, sin una profunda reforma tributaria integral, sin una reforma del Estado, sin una independencia del Banco Central donde ningún Presidente pueda meter mano o emitir moneda y sin una modernización laboral, la Argentina no arranca por más que venga a conducir cualquiera. Potencialmente somos uno de los países más rico de la región, lo único que teneos que cambiar son las reglas de juego”.

Un problema que trasciende las banderas políticas.

Está claro que las dificultades que atraviesa el país van más allá del color de partido que represente quien este sentado en el “Sillón de Rivadavia”. Ni unos ni otros, desde hace varios años, han podido acertar con las políticas necesarias para allanar un camino que parece, cada día, más sinuoso. Stefani comprende esta dificultad y destaca que “parte del desafío de la política tiene que ser la construcción con el antagónico, con el que piensa disintió. Porque esas políticas sociales de grandes años se logran con consenso o con un estallido social o una revolución. Otras sociedades del mundo con estos problemas que tenemos nosotros estarían en una revolución social”.

“Acá lo que juega en contra es el corto plazo eleccionario con el que se mide el poder en Argentina, el tener “el joystick en la mano”, contrario al largo plazo que se necesita para implementar las políticas públicas necesarias para comenzar un camino productivo. Entonces surge la duda de cuan dividida o preparaba esta la sociedad para soportar, tres o cuatro años duros, donde uno ve implementar estas políticas, donde cuesta sostenerse, pero donde la Argentina puede comenzar a arrancar” explica.

¿Por qué no pudo Juntos por el Cambio marcar la diferencia?

El Diputado reconoce que Macri tuvo una chance importante de torcer la historia y no llegó a concretarla. Cual fue el motivo por el que Cambiemos no logró cumplir sus metas, transformar la Argentina hacia ese país que hoy se describe con tanta claridad desde el pulpito opositor, es otro tópico que abarca la charla.

“Creo que las sociedades evolucionan. En 2015 cuando Cambiemos llegó al poder el hartazgo  no era con el modelo económico como sucede hoy, sino porque la Presidenta tenía mucha Cadena Nacional, o demasiado protagonismo político. Esta sociedad no es la misma que entonces. En aquel tiempo existía un dilema, dentro de JxC, de cómo debía salir la Argentina de la crisis: si con un modelo de cambio abrupto o gradual, más paulatino. Se eligió por el modelo más lento no el shock. Hubo errores y aciertos, pero la Argentina hoy por hoy no da margen de ningún tipo de error. Eso significa que esos cambios laborales, de leyes sindicales, una reforma tributaria o un Estado austero, se deben ejecutar sin pensar para demostrar que hay un cambio, al menos, de paradigma” argumenta Stefani.

Malvinas presente en el Congreso

Hace tiempo atrás, Stefani fue confirmante de un Proyecto de Ley presentado por el líder del Partido UNIR, Alberto Asseff, que tenía como objetivo la creación de una banca destinada a las Islas Malvinas en la Cámara de Diputados.

Entre sus considerandos, la iniciativa plantea que la banca de las Islas quede vacía como una demostración simbólica mientras aguarda a su “legítimo ocupante”.

A su vez, la “banca permanecerá cubierta con una bandera patria y una mapa de las islas Malvinas y al abrirse cada sesión el Presidente de la Honorable Cámara dejará constancia que la banca vacía aguarda a su legítimo ocupante”.

El autor del Proyecto sostenía que implicaba “un testimonio más de la inquebrantable voluntad de la Nación Argentina y su pueblo de obtener el pleno ejercicio de su soberanía, que es una manda de la Constitución Nacional”.

Stefani retoma aquel concepto y explica que acompaño la iniciativa “porque para Tierra del Fuego, Santa Cruz incluso la Patagonia, Malvinas, tiene un valor distintivo que para el resto del país.  Acá se vivió la Guerra de una manera muy particular. Creo que hoy los jóvenes tienen una mirada que va más allá de la gesta en sí, que tiene que ver con los recursos naturales que implica las islas para el país. Resaltan su importancia para el desarrollo económico y productivo”.

La importancia del Mar y la creación de una “Bandera Fueguina” para la revolución marítima.

Líneas arriba destacamos lo interesante que resulta la mirada de Stefani desde su representación provincial. Entender a la Argentina desde la óptica de referentes del interior es una empresa interesante. Quienes tienen la labor de representar a las provincias llevan consigo la necesidad de mostrar realidades diferentes. Remarcar detalles que desde la escueta mirada “porteña” (o centralista de la política mejor dicho) se olvidan, se ignoran, o lo que es peor, se desconocen.

En este aspecto Stefani describe con detalle la importancia del mar para nuestro país y lo resumen en pocas frases: “Argentina es el octavo país más grande del mundo y tiene más territorio en agua que en tierra. Extrae del mar el 1% de su PBI, cuando podría extraer recursos que implicarían el 40%. Tenemos 5000 kilómetros de litoral marítimo, 4600 kilómetros fluviales, los últimos 1600 kilómetros de salida al mar, pero no tenemos barcos”.

Atento a esta problemática no menor, es que el Diputado presentó un interesante Proyecto de Ley que busca instalar un segundo registro de buques de comercio nacional e internacional en el país con asiento en Tierra del Fuego, donde las embarcaciones gozarán de los beneficios del Régimen Aduanero Especial de la provincia. El fin de esta ley es acrecentar el número de buques bajo bandera nacional y acceder a un mercado de millones de dólares, que generará puestos de trabajo, infraestructura y desarrollo para la provincia y la nación.

Todos los buques se encuentran registrados bajo la legislación de bandera de un determinado país. Inclusive muchos países han creado “banderas de conveniencia” donde buques de otras naciones pueden inscribirse para percibir beneficios tributarios. Ante esta situación, otros países como España y Alemania por ejemplo, han optado por crear segundos registros para competir con las banderas de conveniencia y evitar que su flota disminuya. La iniciativa del diputado fueguino apunta al desarrollo de un segundo registro con los beneficios y excepciones que goza la provincia de Tierra del Fuego.

“De acuerdo a lo hablado con el Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y de Cabotaje Marítimo, la Argentina paga entre 5000 y 6000 millones de dólares al año a empresas extranjeras para transportar su carga al mundo. Y tal como hicieron países como Alemania, Francia, Estados Unidos o Brasil, la implementación de una segunda bandera en Tierra del Fuego, con menos cargas impositivas, hará crecer exponencialmente el número de buques registrados, generando millones de dólares de ingresos”, afirma Stefani.

“El proyecto Bandera Fueguina Azul y Bronce procura las condiciones necesarias para velar por el desarrollo de la industria naval argentina y del comercio marítimo y fluvial”, asegura Stefani y agrega: “La Argentina padece de problemas estructurales y sistemáticos en materia naval y mercantil y este es un paso fundamental para corregirlos y recuperar la actividad naviera de la que supimos ser la 4ta más grande del mundo y hoy estamos lejos de esa realidad”.

“En el año 2011, el 84% de todo lo que se transportaba en el país era por camión; el 14,4% en tren, y el 1,5% en barcaza; mientras que en países del norte de Europa la proporción era para el mismo año 40% por ruta, 50% por vía férrea y 10% por Hidrovía. Esa brecha se incrementa año tras año evidenciando que la Argentina demanda una mejora en su eficiencia logística”, consideró el funcionario.

En el comercio exterior casi el 100% de los buques son de bandera extranjera mientras que en el comercio interior sólo se utiliza la Hidrovía y el litoral marítimo argentino en un 1%, con el agravante que en el 98% del transporte que hace uso de la Hidrovía se realiza con buques de bandera de los países limítrofes.

Esta iniciativa apunta a revertir el actual sistema de incentivos y de carga impositiva y fiscal para aumentar la flota argentina y reducir los costos logísticos, ya que el único impuesto que pagarían los barcos sería acorde al tonelaje de carga.

Stefani sostiene que es necesario modificar la matriz logística del país y equilibrar los medios de transporte que se utilizan. “Este proyecto se presenta como una de las primeras políticas que el país precisa para desarrollar la industria naval y la marina mercante a los efectos de potenciar el desarrollo económico”, finalizó el diputado fueguino.

En otro orden, el Diputado que desde la presidencia de la Comisión de Intereses Marítimos trabaja y promueve un nuevo Proyecto para crear en el mar una gobernanza martiria para que se ocupe del mar.

«La idea es que bajo su orbita se encuentre el resolver los problemas de la soberanía, de la pesca, de la biodiversidad, de los hidrocarburos, que se ocupe de las convenciones y tratados internacionales. Que este atenta a la plataforma pero también a las zonas de económica exclusiva. Un organismo público-privado, estatal o una Agencia de Desarrollo, eso está por verse, pero que establezca, como hacen otros países en el mundo, una mirada hacia el mar. Porque tenemos más agua que tierra que dependen de la Argentina. Tenemos una historia terrible de darle espalda al mar y eso es lamentable» concluye Stefani.

La Coparticipación

El cierre de la entrevista acapara un tema que, como representante de una provincia del interior, no es menor: la Ley de Coparticipación.

El Diputado Stefani entiende, sin dudas, de la importancia de avanzar en este sentido y opina sobre lo complejo que parece el lograr consenso para trabajar en una nueva Ley, tal lo indicado en la reforma constitucional de 1194, que aun vela por su ausencia.

“Lo veo complicado, porque no por nada no se ha resuelto” explica y sostiene “por algo no se ha podido construir indicadores objetivos para que en función de la riqueza que tiene cada una de las provincias ingrese a un sistema de Coparticipación, que permita a las mismas tener las mimas condiciones de desarrollo humano. Es difícil, complicado. El espíritu de esa reforma de 1994, no aparece en la foto actual de la Republica. LA verdad que aspiro a tener un país mucho más Federal. Tuvimos presidentes riojanos, santacruceños y eso no paso. Por eso aspiro que en algún momento tengamos una Argentina más Federal, que pueda con criterios objetivos, distribuir mejores los recursos. La eta a alcanzar sería que no importa en qué lugar de la Argentina vivas, tengas las mismas posibilidades de acceder al desarrollo humano, una educación de primera calidad, salud de primer orden, etc. Creo que esa deba ser la meta para cualquier Gobierno que se jacte de ser Federal“ .

 

 

Para NCN por Juan José Postararo