Fastidio en el Frente Renovador por la demora en la reglamentación de la nueva ley de Ganancias

Cuarenta días después de la aprobación del proyecto que liberó del impuesto a las Ganancias a 1,2 millones de empleados en relación de dependencia que ganan menos de $ 150.000 brutos al mes, la nueva ley aún no entró en vigencia.

Esto ocurre porque todavía está pendiente la reglamentación por parte del ministerio de Economía y de la AFIP. «Se está trabajando en el tema» es la respuesta que aparece ante la consulta de por qué se demora la instrumentación.

Si la reglamentación no se concreta esta semana, se escapan las chances de que los cambios empiecen a regir con el sueldo de mayo.

El tema empezó a generar rispideces dentro de la coalición de gobierno. Es que el gran impulsor de los cambios en la ley fue Sergio Massa, el presidente de la Cámara de Diputados. Desde el Frente Renovador admiten que el tema despierta «fastidio».

«No sabemos por qué no salió la reglamentación, estaba todo encaminado para que saliera», indicaron desde  el entorno de Massa. Y todo parece que si si el tema no se resuelve en las próximas horas, el dirigente saldrá a reclamarle públicamente a sus socios.

La postergación se da en un mes complicado para las arcas públicas: crecen los gastos relacionados con la pandemia, las restricciones a la movilidad amenazan con impactar en la recaudación y el Tesoro necesita renovar este miércoles más de $ 300.000 millones de vencimientos en un mercado al que le cuesta entusiasmarse con una tasa que se queda corta en medio del recrudecimiento de la inflación.

Según fuentes oficiales, todavía no está confirmada la fecha de salida para el decreto que deberá publicar el Palacio de Hacienda, en que deberá determinar de qué forma se llevará adelante el reintegro de Ganancias cobrados a trabajadores en relación de dependencia que ahora dejarán de estar alcanzados por el tributo. Recién una vez que esa normativa esté vigente, la AFIP podrá terminar de darle forma legal a través de una resolución general.

Una de las cuestiones centrales que tiene que determinar la reglamentación de la ley aprobada por el Congreso es si los reintegros a los trabajadores alcanzados por Ganancias se realizarán en un solo pago o en cuotas, tomando en consideración el costo fiscal que tendrá para las arcas del Estado la claúsula que estableció esa retroactividad de la norma a enero. Por lo pronto, en términos generales los cambios en ese tributo implicará para el fisco dejar de recaudar unos $48.000 millones.

Consultado al respecto, el tributarista Miguel La Vista, del estudio contable La Vista Casal, explicó que el reintegro lo hacen directamente las empresas en la liquidación del sueldo de sus empleados, según los parámetros que fija la AFIP. «Los empleadores hacen el cálculo y depositan el reintegro con fondos propios. Y luego compensan con la AFIP esos reintegros de las otras liquidaciones de Ganancias que deben hacer en el mes, ya que las empresas son agentes de retención».

Para La Vista, parte del retraso se debe al desfasaje que hay entre el equipo del ministerio de Economía, que armará una reglamentación interpretando el espíritu político económico de la ley, y la función de los técnicos de la AFIP que son los que conocen como se lleva adelante la instrumentación. «Es en la AFIP donde están los tributaristas formados», dijo.

  • «Es el decreto que arme Economía el que va a dar la interpretación de la ley y definir, por ejemplo, si los $150.000 brutos se refieren al salario de enero o al de abril. La AFIP no tiene facultades para interpretar tan lejos», detalló La Vista.

¿Qué pasa si la reglamentación no está terminada para la semana próxima? «Lo más normal sería que se espere hasta el pago del sueldo de junio para hacer los reintegros correspondientes y dejar de retenerle una parte del sueldo a quien ya no debe pagar», indicó.

Por su parte el tributarista Cesar Litvin, socio de Lisicki Litvin & Asociados, entiende que que la «demora en la Reglamentación de la ley que disminuye ganancias para una parte importante de asalariados , tiene que ver con el efecto en la Recaudación , dado que tiene un costo fiscal que se compensa en parte con el aumento en ganancias para las empresas cuya media sanción recién fue aprobada esta madrugada«.

Vale recordar que la medida, por la cual un universo estimado de 1.267.000 personas se verá beneficiado, había sido aprobada en el Congreso de la Nación el 8 de abril. De esta forma, los empleados que cobren hasta 150 mil pesos dejarán de pagar Ganancias, y por su parte quienes estén en el rango del mencionado monto y los 173 mil pesos tendrán un alivio fiscal en el cual será la AFIP la que incremente las deducciones para que no existan diferencias sustanciales entre los que deben pagar el impuesto y los que no.

Deja una respuesta