Venezuela y su delicada situación política, económica y social, sigue siendo un tema complicado y de debate que genera grietas sobre posiciones de países en todo el mundo. En esa línea, el diputado nacional Felipe Solá aseguró que a pesar de que Argentina tiene una deuda con Estados Unidos (FMI) «Nosotros no vamos a modificar nuestra visión sobre temas, como por ejemplo el caso de Venezuela, de forma ostensible por el tema de la deuda. Pensamos que hay mucha gente que está cambiando. No se puede estar permanentemente en una actitud que no produce resultados», aseguró.

El Gobierno de Alberto Fernández ya adelantó que su postura sobre la situación de Venezuela será parecida «a la de México o Uruguay», pero este lunes 04/11, quien dejó claro su posición fue el diputado nacional Felipe Solá.

Solá dijo que el gobierno de Alberto Fernández «no va a cambiar» su posición política sobre lo que considera «mejor para la región» sólo por «la negociación de la deuda con los Estados Unidos».

«Nosotros no vamos a modificar nuestra visión sobre temas, como por ejemplo el caso de Venezuela, de forma ostensible por el tema de la deuda. Pensamos que hay mucha gente que está cambiando. No se puede estar permanentemente en una actitud que no produce resultados», aseguró el diputado Solá que suena como ministro de Relaciones Exteriores.

Actualmente Solá se encuentra en México acompañando en su viaje a Alberto Fernández, en el que cuestionó al Grupo de Lima y su plan de exigencias con Maduro.

«Hay declaraciones del canciller chileno (Teodoro Ribera), que reflexionó, que critica a Venezuela y al final dice que en Venezuela tiene que haber elecciones de forma concertada y negociada, con todo el control internacional que sea necesario, pero sin proscribir a nadie», agregó.

El apoyo de Estados Unidos, socio mayoritario del Fondo, fue fundamental para que se firmara el acuerdo con el FMI en junio de 2018, y luego para que se aumentaran los montos y se aceitaran las condiciones.

La gestión de Trump, de buena relación con la de Mauricio Macri, apunta a dos ejes clave del próximo Gobierno para que la Argentina acceda al dinero restante del crédito (restan desembolsar 14.000 millones) y eventualmente «reperfile» su deuda: el alineamiento con la postura «dura» sobre Venezuela y la moderación respecto a las relaciones con China, ahora rival comercial norteamericano.

Compartinos: