Filmus presentó proyecto de Ley del Instituto Nacional del Libro Argentino

Este lunes 22/04 se presenta un proyecto nacional de ley del libro. Implica la creación de un Instituto Nacional del Libro Argentino, como ya existe en áreas como el teatro y el cine. A continuación detallamos cuáles son los puntos centrales de la propuesta.

_____________________________

Este lunes 22/04 a las 17, en la Sala 2 del segundo piso del Anexo de la Cámara de Diputados del Congreso Nacional, se presentará un proyecto de ley que establece la creación de un Instituto Nacional del Libro Argentino (INLA). Si bien fue presentado por el diputado nacional Daniel Filmus (FPV), presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, el proyecto cuenta con el apoyo de todos los bloques. Para su funcionamiento, el proyecto propone destinar no menos del 2% del presupuesto nacional de Cultura.

El proyecto, además, propone la creación de un Observatorio del libro y la lectura que permita tener estudios estatales regulares y sistemáticos sobre la realidad del sector (uno de los que experimentó fuertes caídas en los últimos dos años), para así diseñar y promover políticas específicas.

Presentado por el diputado Daniel Filmus, presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, el proyecto se elaboró durante un año (detrás de la experiencia de otros proyectos similares presentados antes pero que no prosperaron), junto a los investigadores Heber Ostroviesky y Alejandro Dujovne.

En el proyecto de ley, que consta de 22 artículos, sobrevuela un espíritu federal. «Se lo propone para la protección, difusión, defensa y distribución del libro argentino, y está vinculado con el papel importante que jugaron históricamente el Instituto Nacional del Teatro, el del Cine y el de la Música. Más allá del momento crítico que atraviesa la industria del libro en el país, tiene varios objetivos«, dijo el dipitado Filmus.


Entre otros, se destacan el impulso a la capacidad de producción y distribución de libros en las provincias, y la protección de los canales de circulación, en especial de las librerías.

«Trabajamos sobre la base de las versiones anteriores de la ley, las revisamos, vimos cómo funcionan otros institutos que ya existen y las experiencias de otros países. Nos reunimos varias veces con actores del sector: escritores, editores, libreros, traductores. No es un proyecto de escritores ni libreros, sino del libro en su conjunto, buscando el equilibrio de intereses de varios actores, para pensar al libro de manera sistémica y que las políticas no sólo beneficien a un sector, sino que impacten en el conjunto de la cadena de valor», resume por su parte, Dujovne.

Entre los escritores que acompañarán el proyecto este lunes 22/04 están Claudia Piñeiro, Julian López, Luisa Valenzuela, Alejandro Dolina y otros. También habrá un panel en el Congreso con representantes de editoriales, editoriales universitarias, de la industria gráfica, traductores y libreros.

Entre los varios puntos que aborda el proyecto figuran, tras la creación de Inla, el diseño de políticas federales de incentivos, subsidios, beneficios impositivos y premios, entre otros.

Representantes del sector, como libreros, escritores, investigadores y editores, contribuyeron a la elaboración del proyecto. Entre ellos, el coeditor de Godot, Víctor Malumián. «Para mí, lo más importante de la ley es que se logre una mirada federal sobre el tema de la logística -dice-. Existe la ley de precio único del libro, que establece que los libros tengan el mismo precio en todo el país. El problema es que, cuando se envían a las librerías de las provincias, el costo de la logística resta rentabilidad a los libreros». A diferencia de otros mercados, en la Argentina (por suerte) hay librerías en todas las regiones del país. «Es central crear un tipo de red de envíos. Se podría empezar con tres grandes ciudades de provincias, a modo de prueba piloto. Si el traslado de libros tiene un precio especial, podría ayudar», dice Malumián.

Como se sabe, el grado de concentración de la industria editorial nacional es elevado. Según El libro blanco de la industria editorial argentina, que en 2018 dio a conocer la Cámara Argentina de Publicaciones, 750 de las casi 1200 librerías del país están en la ciudad y en la provincia de Buenos Aires. La Cámara Argentina del Libro, por su parte, informó que el 55% del sector editorial comercial «atiende» en la ciudad de Buenos Aires y el 20%, en territorio bonaerense. En el proyecto de ley, el país se divide en seis regiones culturales: NOA, NEA, Centro, Nuevo Cuyo, Patagónica y Metropolitana.

El proyecto de creación del INLA busca:

Contribuir a la circulación de la creación literaria y el pensamiento argentino como herramienta de democratización y enriquecimiento del debate público.

Promover la circulación federal del libro y el acceso igualitario en todo el territorio de nuestro país, fortaleciendo los mecanismos de distribución y comercialización del libro argentino.

Promover los espacios de promoción y difusión del libro en sus dimensiones culturales y de promoción de la lectura.

Contribuir a garantizar los derechos de autores y productores culturales de la industria editorial.

Promover la presencia y circulación del libro argentino en el ámbito de la lengua castellana más allá de las fronteras nacionales a través de políticas de estímulo a la exportación y traducción de libros argentinos.

Deja una respuesta