Financiamiento de la Iglesia: Carla Carrizo reflotará un proyecto para que ganen lo mismo que un docente

La diputada nacional Carla Carrizo (Evolución Radical – CABA) fue quien reclamó acciones concretas respecto al presupuesto destinado a la Iglesia durante el informe de gestión brindado por Marcos Peña el pasado miércoles.

En la pregunta Nº25 el bloque solicitó información sobre los aportes por parte del Estado destinados a pagar a los funcionarios las dietas  eclesiásticas. Los importes oscilan la suma de entre $40.000 y $46.800-

La diputada hizo mención a una declaración por parte de Monseñor Aguer cuando comenzaba a abrirse el debate del aborto: «El 24 de febrero Monseñor Aguer descalificó a la institución presidencial de la Argentina. Descalificar a un presidente es descalificar el modo en que los argentinos vivimos. La institución presidencial es mucho más que un diputado, senador y es mucho más porque es el único cargo que elegimos a distrito único los argentinos. El Monseñor Aguer confunde los valores, las practicas del Estado, del Vaticano con las reglas, las prácticas de un país como Argentina que claramente no es un Estado Religioso pero es un Estado Democrático».

Una vez hecha la mención de esos dichos, legisladora remató: «¿qué estamos haciendo mal? Lo que estamos haciendo mal, es que cada uno de estos obispos gana lo que no gana ningún docente argentino. Necesitamos que la Constitución ingrese a las Iglesias, porque lo que nos hace comunes son las reglas que elegimos para vivir en democracia».

La legisladora, en diálogo con periodistas destacó que volverá a impulsar un proyecto de ley presentado en 2016 sobre Remuneración de Jerarquías Eclesiásticas. El mismo establece que  «Los Arzobispos y Obispos con jurisdicción sobre Arquidiócesis, Diócesis, Prelaturas o Exarcados del Culto Católico, Apostólico, Romano, y el vicario castrense para las Fuerzas Armadas gozarán de una remuneración equivalente a la remuneración fijada al cargo de un docente universitario titular con dedicación exclusiva».

 

En los fundamentos el proyecto destaca que el objetivo es  «la eliminación de asimetrías, inequidades y desigualdades de trato de los ciudadanos argentinos ante la cuestión impositiva. Un sector exento en materia impositiva es la jerarquía eclesiástica».

Deja una respuesta