Francisco Quintana sería el segundo de Frigerio

El nombre del jefe del bloque de legisladores del Pro, Francisco Quintana, suena como posible viceministro del Interior después de legislativas. Movida de Marcos Peña.

Quintana tiene un futuro promisorio

Quintana tiene futuro promisorio

En política las cosas cambian todo el tiempo, y reacomodamientos son parte del trajinar diario de funcionarios y dirigentes políticos. Si se suma que será un año electoral, rumores y planes de cambio están a la orden del día.

Elecciones provocan cambios obligados y a eso se agrega que según el resultado electoral el mandatario de turno hace cambios en su Gobierno. Cambiemos no es la excepción.

El nombre del jefe del bloque de legisladores del Pro en la Legislatura porteña, Francisco Quintana, sería el segundo del ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio.

Quintana es un hombre muy importante dentro de la estructura partidaria del Pro, hoy es secretario general del partido y nexo entre el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, con estructuras partidarias de provincias.

El legislador del Pro viaja seguido al interior del país. Como hombre cercano a Marcos Peña, su designación en la cúpula del ministerio del Interior sería un avance más del poder del Jefe de Gabinete en el Gobierno nacional.

Frigerio no es un enemigo político de  Marcos, pero si pertenece a otra línea interna del Pro.

La ida de Quintana de la Legislatura sería una gran pérdida para el Pro. Esto es reconocido hasta por la oposición, que lo considera un hombre de diálogo y consenso.

En la Legislatura, elecciones legislativas producirán cambios importantes en el manejo de “la casa” que afectarán directamente al Pro. La vicepresidenta primera de la Legislatura, Carmen Polledo, no sería reelecta por lo que dejaría su banca. Era un hecho que ese puesto sería ocupado por Quintana, hoy jefe del bloque.

El legislador Daniel Presti, es quien más suena para ocupar el lugar que dejaría vacante Quintana.

Si Quintana se va al ministerio del Interior, el Pro se enfrentaría a un problema en la Legislatura. Pero no hay que adelantar el reloj por más que sea un año electoral. Lo mejor es esperar que hechos decanten por si mismos.

Deja una respuesta