Homenaje Virtual al Pastor Tucumano José Valoy

El pasado 19 de Julio partió con el Señor el pastor Tucumano José Valoy. Un hombre lleno de fe, con una amplia trayectoria en la fe cristiana que inspiró a toda esta generación.

En homenaje al Apóstol se realizará este viernes 23 de julio del corriente año, a través de la modalidad Zoom.

Vale recordar que Valoy nació en el año 1958, siendo el noveno hijo de una familia humilde. En el año 1985 conoció al Señor en las montañas de Catamarca. Su conversión fue radical, y desde allí nunca más se apartaría del camino.

Inició el pastoreado fundando una congregación junto a su esposa Viviana en el año 1993, en el comedor de su casa, en un barrio de la Capital de Tucumán. Iglesia que hoy se ha extendido a 6 ciudades más de la provincia y fuera de ella, con los Pastores que él dio a luz.

En la década del 90 mientras evangelizaba en la Ciudad, se dedicó a fortalecer la unidad Pastoral, tendiendo lazos de amistad con sus consiervos, llegando a ser Presidente del PCEUT (Pastores Cristianos Evangélicos Unidos de Tucumán)

Se entrenó como intercesor en Siervas y Siervos del tiempo final, llegando a ser presidente de esta organización. Allí aprendió el poder del ayuno y la guerra espiritual, armas que siempre usaría para lograr impactos espirituales.

Un evangelio integral

En la década del 90, cuando Tucumán fue noticia por los niños desnutridos, junto a su familia rescataron niños que comían de la basura, y abrieron tres Comedores infantiles que funcionaron durante 10 años, con roperos comunitarios, asistencia médica y apoyo escolar. Así fue que nació la Fundación EPASI en el año 1999, Equipo de Prevención del Abuso Sexual Infantil, dictando talleres para niños, niñas y adolescentes, para prevenirlos del abuso y el maltrato; conteniendo también a mujeres golpeadas, y haciendo conciencia y capacitando a actores sociales relevantes en el área. Luego, esto cobraría mayor relevancia al defender a víctimas en los juicios contra pedófilos e impulsar la sanción de la Ley Provincial N° 8922 de Prevención e Intervención en el abuso sexual infantil, en septiembre 2016.

Protagonista de la Transformación.

Siempre se involucró en movimientos por amor a la Nación, como Evangelismo de Cosecha, Argentina Oramos por Vos, integró la Comisión Directiva de ACIERA, Red Total, Transfornación Argentina, Mesa Federal de Pastores, la Plataforma Apostólica, y antes de partir con el Señor, inició el grupo de Pastores por la Verdad, en Tucumán.

Trabajó en pos de la igualdad religiosa, pidiendo que se quite la obligatoriedad la enseñanza del catolicismo romano en la escuela primaria, integrando la comisión para la Reforma de la Ley de Educación en el 2006, logrando que se mofifique un artículo clave.

Férreo defensor de la Vida y la familia, fue exponente de congresos y convocatorias en todo el país, incentivando a los cristianos a una participación activa en la militancia en estos temas.

En el 2008 inició un proceso en vistas del Bicentenario de la Independencia argentina, en el cual investigó sobre la masonería en la historia del país y permitió visibilizar los pactos espirituales detrás; esto provocó un despertar en todas las provincias a las cuales visitó en un tour por todo el país, develando el entramado de estas logias, pero también desafiando a la Iglesia de Cristo a irrumpir en la historia con un entendimiento espiritual del tiempo. Este proceso tuvo su momento cúlmine el 9 de Julio de 2016, en el que pastores representantes de todas las provincias, firmaron un Acta de la Dependencia de Dios, en una refundación de las bases de la nación.

Su mensaje siempre se caracterizó por ser disruptivo, pues se animaba a decir verdades fuertes a la Iglesia argentina, que, en su momento no fueron comprendidas, pero el tiempo las iba confirmando. Anticipó que la Iglesia de Cristo sería relevante e influyente en los últimos tiempos y debía insertarse en la sociedad para transformarla.

Hoy, su visión pionera y revolucionaria quedó sembrada en corazones de muchas personas que hoy continúan su legado; su esposa, sus 5 hijos, sus discípulos y muchos más a quienes impulsó a creer que todo puede ser transformado.