La oposición pretende que no haya subas por encima del 55 por ciento. El oficialismo dice que el salto de 75% afecta a solo 200 grandes terratenientes.

 

La relación entre el gobierno de Axel Kicillof y la oposición, liderada por un grupo de intendentes de Juntos por el Cambio, que tienen el respaldo de la ex gobernadora María Eugenia Vidal, no pasa por el mejor momento. El vinculo es tenso desde el comienzo de la  gestión del actual Gobernador,  luego de que se cayera la sesión para tratar la Ley Impositiva, de la nueva gestión del actual Gobernador, quien en este mediodía se reunió con aproximadamente 40 intendentes de la oposición.

 

El encuentro, en la residencia del Gobernador, no fue armado con el objetivo de avanzar en las negociaciones por el proyecto de ley impositiva, pero las dos partes reconocen que el tema estará sobre la mesa.

 

Los intendentes opositores llevarán consultas sobre las obras públicas que están en marcha, el fondo educativo y las políticas de seguridad que pretende llevar a cabo el nuevo gobernador. Fundamentalmente, le explicarán cómo funciona el foro de intendente que trabaja en línea con Vidal. Pero, además, esperan que el mandatario abra el juego para avanzar en las negociaciones por la ley impositiva. Será también la primera vez que muchos de ellos conozcan a Kicillof y concreten un primer acercamiento.

 

Por su parte, Julio Garro, (La Plata), aseguró antes del encuentro: “La convocatoria es muy positiva, uno viene muy esperanzado, pretendemos dar una mano en lo que se pueda por supuesto planteando los límites”. “Es una convocatoria por parte del gobernador y hoy la agenda la fija él, venimos a escuchar y plantear lo que haga falta. Lo más importante es valorar la convocatoria”, agregó.

 

Roberto Costa, senador bonaerense de Juntos por el Cambio, informó además que están trabajando con la voluntad de llegar a un punto de acuerdo: «Estamos encontrando mejor predisposición y creemos que vamos a ir avanzando; no es un año como para plantear un aumento del cuatro por ciento en la recaudación; creo que podemos hacer un esfuerzo y ver cómo va avanzando el año, con la predisposición de volverlo a tocar si es necesario”.

 

Por su lado Jorge Macri, comunicó que  sobre el conflicto por la suba de impuestos, los jefes comunales de Juntos por el Cambio, encabezados por él,  llegaron a la residencia donde tuvo lugar el encuentro, con «la decisión de bajar el nivel de conflicto, mejorar el diálogo para encontrar puntos de encuentro, y consensuar modificaciones en el proyecto de ley», afirmó.

 

Por su parte, el oficialismo dejó claro: «La clave del conflicto está en el aumento del 75% en los impuestos inmobiliarios rural y urbano». Por nuestra parte  no estamos dispuestos a ceder en ese punto. “Si traen una propuesta razonable de como recaudar lo mismo sin afectar la progresividad, se puede analizar. Pero la idea de que todos paguen un aumento del 50%, no corre. No es una opción”.

 

Ya lo viene expresando el oficialismo: «el 75% afectaría a los propietarios más grandes de la provincia. Solo 200 propietarios de más de 2000 hectáreas. que tendrían un incremento mayor a la inflación”, explicó en referencia al impuesto rural. En lo que respecta al urbano, aclaró: “En ese caso el 90% no pagaría más de $7500 en el año y lo haría en 5 cuotas. El 50% de las partidas no pagaría más que $1000 de aumento”.

El Gobernador aseguró que son pocos los contribuyentes que deben pagar el impuesto inmobiliario más alto. «Para los segmentos más bajos el aumento es de 15% o 35%, por debajo de la inflación. Eso se llama impuesto progresivo o segmentación. Pagan un poco más los que más tienen para que paguen menos los que menos tienen. Esa es nuestra convicción», sostuvo.

 

Cabe destacar, que el intendente de LanúsNéstor Grindetti, otro de los interlocutores que está en plena y activa negociación, (hoy no participará del encuentro porque está de viaje) mostró una postura diferente.

“El 75% es un número excesivo, que además afecta a una cantidad enorme de gente. Primero abarcaba a 2.500.000 personas, después logramos bajarlo a un millón, que sigue siendo una cifra excesiva”, afirmó en su momento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartinos: