La oposición juega a la «Gata Flora» y en el medio los argentinos se están muriendo, por Juan Jose Postararo

Hace apenas unas semanas atrás, cuando aun todavía retumbaba en el Ministerio de Salud el estallido del “Vacunatorio VIP”, desde la oposición, encabezada por los diputados nacionales Luis Petri y Alfredo Cornejo (UCR), exigieron el tratamiento de un proyecto de ley -presentado en diciembre pasado- que propone la creación de una comisión bicameral investigadora del proceso de contratación, aprobación y seguimiento del plan de vacunación contra el Covid-19 en todo el territorio nacional.

«El Gobierno nacional ha improvisado desde la llegada del virus al país y lo vuelve a hacer con las vacunas. Mientras países como Chile ya comienzan a vacunar, el proceso de adquisición de vacunas por la Argentina, está lleno de anuncios vacíos, promesas incumplidas y graves irregularidades que necesitan ser investigadas» sostenía por entonces Petri.

“Es nuestra obligación controlar lo que hoy parece un descontrol y por eso necesitamos esta herramienta” señalaba hipócritamente el Presidente de la UCR, Alfredo Cornejo.

La iniciativa, vale recordar, también llevaba la firma de todo Juntos por el Cambio: Carmen Polledo, Fernando Iglesias, Waldo Wolff, Claudia Najul, Luis Juez, Pablo Tonelli, María Lujan Rey, Graciela Ocaña, Jorge Enríquez, Omar de Marchi, Francisco Sánchez, Álvaro de Lamadrid y Ximena García.

Finalmente, desde el Gobierno, parece haberse escuchado lo solicitado y con algunas variantes propuso el inicio de una negociación para la creación de la mencionada comisión bicameral, pero ahora, el bloque opositor se niega al tratamiento.

Lejos de mirar lo que sucede en el día a día de cada argentino, acaso sin parecer importar que ya llevamos 57.957 fallecidos registrados oficialmente a nivel nacional y 2.551.999 contagiados, la oposición saca a relucir su “gataflorismo” en el peor momento de contagios y en plena pandemia , y mira la situación sanitaria con “ojos electorales”.

La iniciativa que, según trascendió en el Congreso, llegó de la mano de Wado de Pedro, el día que se presentó para negociar la postergación de las PASO, generó una grieta interna dentro de Juntos por el Cambio.

Desde el ARI, su propio presidente de bloque,  Juan Manuel López, argumentó que no es necesario pues ya existe “una comisión de Salud a la que no vienen, no deberíamos duplicar la estructura”.

Con total desparpajo deslizó que “ahora que las cosas no van bien, parece que hay una intención de compartir los costos”. Un frase totalmente fuera de lugar, porque en el medio de la “jugarreta política” esta vez, como pocas, hay millones de argentinos que se debaten entre la vida y la muerte.

Desde el lado del PRO, la cuestión también esta dividida. Existe un ala más mesurada que interpreta la realidad y apostaría a sentarse a negociar; pero por otro aparece, el “ala dura” como se los conoce, que no les importa nada más que sacar rédito política de la Pandemia y acopiar votos de cara a las próximas legislativas.

Basta con repasar los últimos comentarios públicos de los máximos referentes para darse cuenta de que poco les interesa la salud de la sociedad y todo apunta a una miserable codicia de cara a los comicios venideros.

“En el bloque dicen que no seamos serviles” se escucha en los pasillos de la Cámara donde está instalada la oposición.  Esa es la postura de muchos Diputados opositores a estas horas.

Entonces es fácil suponer que aquello que pregonaban Petri y Cornejo (entre otros) fue todo una farsa. Todo era sarasa para la tribuna. Aquellas frases, la iniciativa, el “pensar en la gente” parece, a la luz de los hechos, artilugios extraídos de los manuales de Durán Barba. Porque hoy la chance está, pero no la quieren acompañar. A eso juega la oposición desde hace rato, a sacar jugo de la Pandemia, y aflorando un sentido de no importarle nada en lo que pueda pasarle al ciudadano común.

“Hay que dejar de robar por dos años” sostuvo en un patético sincericidio Luis Barrionuevo allá por los “90. Reformulemos la frase: “Hay que dejar de pensar en la política por dos años” debería ser la premisa entre los Legisladores. Porque, por si no lo saben, afuera el argentino de a pie se muere de Covid-19.

Deben darse cuenta:  La gente está sufriendo. La pasa mal. Esta temerosa, angustiada, preocupada, complicada como tal vez jamás en la historia del país. Jugar a la “Gata Flora” es cuanto menos mercenario.  ¿A quién le importa si la propuesta tardó un poco más o un poco menos, en ser aceptada? La propuesta es para dar una solución.

 ¿Qué tan difícil puede ser apretar los dientes, para tender una mano y aceptar ayudar en medio de una crisis mundial que se está llevando la vida de los argentinos? ¿Es tan complejo dejar de tirar agua para el molino propio y entender que de ésta salimos juntos?

¿Pueden ser tan miserables de pensar en los votos en medio de tanta tragedia?

Es momento en que, de una buena vez, los Diputados se deben dejar de joder con las chicanas, los deditos acusadores, y arremangarse para laburar. Juntos, en un mismo bloque, pensando en la ciudadanía. Pero de verdad. Con conciencia social. Estamos todos hartos de que miren su ombligo y su bolsillo. Esta vez la grieta (que existe y nunca va a desaparecer, por el bien de muchos) debe ser zanjada. Es hora de tender puentes, de allanar caminos, de alivianar situaciones. No de reproches y caprichos estúpidos.

Basta de esta mezquindad política que tan bien les sienta. Basta por el bien de los argentinos. Dejen la pelotudez de lado y pónganse a trabajar. Para eso los votamos. Honren la Democracia.

Para NCN por Juan José Postararo

Deja una respuesta