La pantalla como puente cultural. Por Javier Figueroa

Venimos de una tierra de escritores, dramaturgos y artistas plásticos. La palabra, la teatralidad y la imagen constituyen una tríada que contribuyó al surgimiento de generaciones de cineastas argentinos. Tenemos un cine de mirada profunda, que narra temáticas locales y globales que nos representan. Retrata quiénes somos, cómo vivimos y qué soñamos.

Todo diplomático aspira a mostrar a su país bajo la mejor luz posible en el lugar donde le toca desempeñarse. En ese sentido, nuestro cine es un gran embajador en el Reino Unido.

El London Film Festival que se desarrolla esta semana cuenta en su selección oficial con los largometrajes «El intruso» (Natalia Meta) y «Un crimen común» (Francisco Márquez) y con los cortos «Salsa», «Loose Fish» y «En el nombre del hijo».

Es un hito que dos largometrajes de un total de 50 en cartelera, además de tres cortometrajes, sean argentinos. No es casualidad.

En nuestro país abunda el talento artístico y el profesionalismo técnico, contamos con prestigiosos directores, guionistas, actores y actrices, cuyas producciones se traducen en empleo y valor agregado. Una industria cuyo sello de calidad e identidad son reconocidas en las capitales del cine.

Detrás del arte, están los números del sector. Las industrias culturales representan el 2,6 % del PBI, al cual el sector audiovisual aporta más de un cuarto, cerca de 100 mil empleos registrados y el 2,5% de nuestras exportaciones de servicios.

Argentina ofrece también locaciones únicas que nos posicionan como un país competitivo como destino de filmación de producciones extranjeras, generando divisas y trabajo en nuestro país. Un ejemplo es el estreno de la 2° temporada de «The Long Way Up» (Apple TV contó con la ayuda de esta representación durante su planificación) en la que Ewan McGregor recorre Los Andes en motocicleta eléctrica.

La presencia de nuestro cine en el Reino Unido se extenderá a otros festivales. El video «Estrugamou Lord» y el corto «En el nombre del hijo» participarán del Raindance Film Festival y el Fringe Film Fest, con apoyo de la Embajada, contará con la performance «Quiero QueeRIDE» y el corto «Playback».

Así como el nuevo formato digital del LFF apuesta a una audiencia global gracias a más de 50 estrenos virtuales pagos -y proyecciones gratuitas-, contamos con el ejemplo cercano de MERIDIANO, que junto a la Agencia de Inversiones y la Cancillería implementó una acción estratégica inédita para la promoción artística: 10.000 obras de 600 artistas ya están en Artsy, la plataforma líder en difusión y comercialización de obras a nivel global.

La pandemia nos obliga a encontrar nuevos formatos para difundir la obra de nuestros artistas en el exterior. Debemos aprovechar toda plataforma disponible. La Cancillería y sus embajadas en el exterior estamos al servicio de nuestras industrias culturales para superar el desafío que imponen estos tiempos, explorar la potencialidad de nuevas herramientas tecnológicas y, en definitiva, encontrar nuevos modos de disfrutar el arte.

Por Javier Figueroa, Embajador de Argentina ante el Reino Unido

Deja una respuesta