La salida de Monzó: ¿Por qué con tanta anticipación?

La noticia de una posible salida de Emilio Monzó como presidente de la Cámara de Diputados se sugiere como rumor desde el momento en que la relación tirante entre Marcos Peña y el bonaerense dejó de ser algo que se comentaba por los pasillos y paso a ser algo que ninguno de los bandos negó. Desde ahí hasta la cuasi confirmación de esta semana hubo un largo trecho.

El diario El Día de la ciudad de La Plata (corresponde mencionar el crédito) lo publicó el sábado 21 de abril y la noticia tuvo repercusiones en medios nacionales el lunes próximo. En el marco del encuentro en Casa Rosada para discutir el tema tarifas, Monzó le habría comunicado a Mauricio Macri su voluntad de no seguir como presidente de la Cámara de Diputados una vez que culmine su mandato de diputado en 2019.

El presidente de la Cámara de Diputados siempre se mostró como un estratega político, con fuerte preocupación por los armados electorales, aun desarrollando a pleno su rol como nexo de los acuerdos en la Cámara baja.

Esa posición de articulador y estratega territorial en la elección de 2015 lo perdió en 2017 cuando Cambiemos entró de lleno en el lineamiento que bajan Marcos Peña y Jaime Duran Barba. Las recomendaciones que hizo en ese entonces Monzó no fueron atendidas.

¿Por qué Monzó anticipa con tanto tiempo su salida?

Si bien la noticia no fue confirmada por el propio Emilio Monzó, quien se encuentra apartado de las declaraciones mediáticas por pedido expreso de la mesa chica del gobierno, varias voces han dado a entender que esto es efectivamente como ha informado el periodismo.

El propio ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aseguró en declaraciones radiales que la decisión de Monzó, se basa en que “no siente la vocación para el año que viene de volver a ser diputado y presidir la Cámara de Diputados”, pero aclaró que “sigue siendo parte sustancial y fundamental de Cambiemos”.

Las fuentes consultadas por NCN aseguraron que la noticia salió por dos fuentes, una cercana a Casa Rosada y otra con anclaje en la ciudad de La Plata. Oportunamente, sitio donde tiene injerencia el diario El Día.

Cuando estalló la noticia, el periodismo parlamentario, incluido este medio, acercó su inquietud a los asesores de presidencia en la Cámara de Diputados. Ninguno de ellos estaba al tanto de la decisión tomada por el presidente, o eso, dijeron al unísono. Incluso el asesor de prensa de Monzó dijo no estar al tanto de la filtración mediática, siendo él un hombre que trabajó durante mucho tiempo en el diario platense mencionado en esta nota.

Decir que la fuente que dejó filtrar la noticia podría ser cercana a Peña, es tan cierto como que la fuente de La Plata podría ser cercana a Monzó. Allí se encuentra la ex mano derecha del presidente de Diputados, Guillermo Bardon, quien a partir de diciembre llegó a la legislatura bonaerense como diputado.

En este contexto, ¿por qué se anuncia con tanto tiempo una salida de uno de los máximos referentes del PRO en los acuerdos parlamentario? Justo en el medio de lo que Monzó advirtió podría convertirse en la 125 de Macri: Las tarifas.

¿Mensajes por elevación? ¿Monzó quiso dejar en claro que a pesar de estar apartado sigue teniendo importancia dentro del gobierno o la Rosada no tuvo problema en desacreditarlo? Las respuestas las tendrá el paso del tiempo.

Las opciones para después de Monzó

El oficialismo en off afirma no tener dudas de la conducción de Monzó durante este tiempo a pesar del anuncio. Todos lo referencia como alguien íntegramente «macrista» a pesar de las diferencias que ha expresado durante estos dos años.

Hoy el PRO carece de pesos pesados en la Cámara de Diputdos, Por parte del partido político de gobierno, el que sigue a Monzó en voz de mando es Nicolas Massot, presidente del bloque PRO, el caso es que el diputado cordobés es justamente alguien de la mesa de Monzó, sería raro que caído el actual presidente de Diputados quedé alguien cercano a él.

El principal referente de la bancada de Cambiemos es el radical Mario Negri, diputado de acreditada experiencia parlamentaria. En caso de que el fuera el que sigue en la linea de sucesión, el macrismo analiza si conceder ese lugar a alguien que no es del riñon puro del PRO.

La oportunidad que presenta esta decisión es otorgar dentro de la alianza de gobierno un lugar importante a la UCR, algo que internamente reclama desde el inicio de la gestión. A esto se le podía sumar la posibilidad de que alguien del radicalismo integre la formula presidencial en 2019 y así el partido centenario tendría en sus manos las dos presidencias del Congreso.

Si quisiera el macrismo seguir con el esquema actual de control de ambas Cámaras, dos nombres son los que suenan, no por el rol que ocupan actualmente sino por el que supieron llevar adelante tiempo atras. El ministro del gabinete de Maria Eugenia Vidal, Cristian Ritondo y el vicejefe porteño, Diego Santilli. Ambos, tuvieron que llevar adelante el cargo de presidentes de la legislatura porteña.

Deja una respuesta