A través de unos amigos de Argentina, ha llegado a mis manos, la entrevista que realizaron en NCN, por Radio Splendid, al Diputado Nacional de Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda, Juan Carlos Giordano, el pasado 6 de Octubre. Y como el esfuerzo de los periodistas por buscar la verdad, y lo central del tema, que era la situación en Cataluña, no tuvo eco en el diputado dado que se avoco a inexactitudes e incluso falsedades he decidido escribir esta breve réplica.

 

Lo primero es que ninguna de las cosas que dice sobre el falso e ilegal referéndum organizado por los separatistas catalanes (no por un órgano legal e independiente) se corresponde con la realidad. Ni ha habido 900 heridos (sólo hubo un internado en un hospital) ni el referéndum se ajustaba a la legalidad.

 

Lo segundo es que me parece irresponsable que un político de un país se meta en los asuntos internos de otro país, vulnerando principios tan importantes como el del respeto a la soberanía de las naciones y el de la no injerencia en asuntos internos ajenos. Si un español se dedicara a meterse en los asuntos internos de Argentina, en si los mapuches tienen o no derecho a independizarse, por ejemplo, sería justa la indignación de cualquier argentino. ¿Qué derecho tiene un español a meterse en esos asuntos internos argentino? Exactamente el mismo que en el caso contrario, como hace el Diputado Giordano: ninguno.

 

El falso e ilegal referéndum celebrado en Cataluña fue una estafa, organizada por y para los separatistas, sin ninguna garantía, con miles de irregularidades, con numerosos casos de manipulación de personas que votaron varias veces, con urnas que llegaban a los colegios ya con votos dentro… ¡¡Menuda estafa de referéndum!!

 

El señor Giordano ignora que los partidos separatistas catalanes tienen menos votos que los no separatistas, pese a lo cual se benefician de un sistema electoral que les da más escaños. ¿Cómo puede decirse que los catalanes quieren independizarse? Eso es falso, señor Giordano: la mayoría de los catalanes no quieren independizarse y quieren seguir siendo españoles.

 

En cuanto al problema de fondo, si una nación puede o no decidir suicidarse, puede el señor Giordano pensar lo que quiera, pero quienes no creemos que exista un supuesto derecho al suicidio, tampoco creemos que ese supuesto derecho exista respecto a las naciones. Una nación es como una fundación: un conjunto ordenado de medios humanos y materiales entorno a un fin (en este caso de tipo histórico), y ese fin no puede ser cambiado ni troceado sin destruir la propia nación. La Nación es una herencia de nuestros antepasados que recibimos en herencia sólo como depósito, y nuestra obligación es cuidarla, engrandecerla y legarla a nuestros hijos en mejores condiciones si es posible. Todo lo que no sea eso, es una negligencia que merece ser censurada. ninguna generación tiene un derecho absoluto de propiedad sobre la Nación, señor Giordano. Eso vale para todas las verdaderas naciones y España es una gran nación que ni puede ni va a permitir que nadie la destruya.

JORGE GARRIDO SAN ROMAN

MESA DE CONDUCCION DE FE de las JONS.

SEC GRAL DEL SINDICATO UNT.

Compartinos: