El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, presentó este lunes por la tarde el proyecto de ley de Presupuesto General de la Administración Nacional para el Ejercicio Fiscal del año 2020 en la Cámara de Diputados. Con un discurso político que poco tuvo que ver con el proyecto de ley, hizo un repaso por los últimos años del gobierno macrista en donde una vez más culpo a la herencia y a los factores externos como parte de la crisis económicas.

Si bien el proyecto ingresó a la Comisión de Presupuesto y Hacienda, la iniciativa será debatida formalmente con la nueva conformación de la Cámara, el presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri, aseguró que el debate comenzará después de las elecciones generales del 27 de octubre. La mayoría coincide incluso con que la sanción se postergará hasta pasado el recambio del 10 de diciembre en sesiones extraordinarias. 

Acompañado por el presidente de Diputados, Emilio Monzó, el ministro de Hacienda argumentó que “es una buena oportunidad para salir de la coyuntura y trazar una mirada más panorámica de cómo llegamos hasta acá, cómo fue la evolución de estos cuatro años y compartir una reflexión sobre las perspectivas de 2020 en adelante”.

“Los resultados en cuanto al empleo y la inflación de estos cuatro años han sido inferiores a los esperados”, dijo el ministro y adjudicó ese balance a una “combinación de herencia, descoordinaciones en la administración y factores externos”.

En este sentido, se refirió al “trilema” de Argentina en relación a las distorsiones de precios, la inflación y las tarifas atrasadas. “El gradualismo no fue tanto una elección sino una imposición de la realidad. Ese gradualismo tuvo que ser financiado con deuda en mercados externos”, explicó.

“La falta de un esquema fiscal y monetario robusto fue un terreno fértil para que los factores externos interrumpieran el circulo virtuoso de 2017 y principios de 2018”, rememoró, antes de recordar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“La incertidumbre electoral fue acortando los plazos de la renovación de la deuda. Tras las primarias hubo una reacción del mercado, donde se duplicó el riesgo país, una depreciación de la moneda y se redujeron las posibilidades de renovación de la deuda”, añadió Lacunza.

“Lo que aquí se llama ajuste en otros países se llama responsabilidad fiscal”, resumió Lacunza, al referirse a la gestión económica. “Tomamos medidas incómodas que no son propias de un país que se desarrolla, pero sí son necesarias para no resentir la economía real”, explicó.

“Nos parece importante consensuar con todas las fuerzas partidarias el perfil de deuda y la trayectoria fiscal, para poder mostrar que la deuda está en un camino sustentable”, manifestó el titular de Hacienda.

Sobre las perspectivas de 2020, consideró que “se ha realizado un buen punto de partida para proyectar la Argentina hacia adelante”. “El proyecto de Presupuesto procura situar a la Argentina en los superávits gemelos, la plataforma de despegue para el mandato próximo tiene mejores perspectivas”, consignó.

“No hay necesidad de un tipo de cambio más alto que el actual. Superada la tensión electoral y las dudas sobre el financiamiento de la deuda, estaremos a resguardo de shocks cambiarios que tanto trauma han generado en la historia reciente”, pronosticó Lacunza. Asimismo, el ministro destacó “la robustez del sistema financiero, con altos niveles de solvencia”.

“Ningún gobierno puede solo. Es un mal que tengamos que resetear la economía cada vez que iniciamos un periodo presidencial. Nos debemos un 36% de pobreza y 69 % de inflación en los últimos 36 años de democracia”, argumentó. “Tenemos un consenso sobre la protección de los más vulnerables: este gobierno robusteció la ayuda social en base a lo hecho en el gobierno anterior”, añadió.

Por último, el ministro de Hacienda pidió generar “un consenso sobre una coalición pro exportadora y una coalición pro empleo privado, que es el gran organizador social y lo que nos va a permitir corregir la pobreza y el desempleo”.

En el Salón Delia Parodi del Palacio Legislativo, estuvieron presentes también los titulares de la Comisiones de Presupuesto y Hacienda de ambas Cámaras, el diputado Luciano Laspina y el senador Esteban Bullrich.

PRESUPUESTO 2020

Entre las principales variables, el Presupuesto para el año 2020 que presentó el Poder Ejecutivo esta tarde proyecta un crecimiento del PIB del orden del 1%, liderado por un crecimiento de 7% en las exportaciones, un crecimiento de 1,4% en el consumo privado y una caída de 4,9% en la inversión.

“La reducción de la incertidumbre financiera y cambiaria, así como la recomposición de la masa salarial de la mano del empleo y la reapertura de paritarias serían los principales motores del consumo privado”, argumenta la iniciativa.

Por otro lado, se proyecta una mayor caída del consumo público (-3,0%), consistente con la proyección de un superávit fiscal del gobierno nacional, y una leve recuperación de las importaciones (+1,3%).

En cuanto a la inflación, proyecta una desaceleración de la inflación hasta 34,2% interanual en diciembre de 2020, luego de una inflación proyectada para diciembre de 2019 de 52,8%. Según la iniciativa presentada por Lacunza, esta proyección asume un tipo de cambio real multilateral con una leve apreciación punta contra punta, de alrededor del 2% interanual, y estima un dólar a 67,11 pesos para 2020.

En el sector externo, proyecta un superávit de cuenta corriente de USD 1.896 millones (0,4% del PIB), que se compara con un déficit de USD 3.946 millones proyectado para 2019. “Esta corrección refleja principalmente la respuesta de los flujos comerciales a la suba del tipo de cambio real multilateral desde mediados de este año y el impacto positivo sobre las exportaciones del mayor crecimiento de los socios comerciales”, argumenta el ministerio de Hacienda.

Compartinos: