Legisladores rechazan el desalojo del barrio Papa Francisco

Los legisladores de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Pablo Bergel (Verde Alameda), Alejandro Bodart (MST – Nueva Izquierda), Marcelo Ramal (FIT – PO) y Virginia Gonzalez Gass (PSA), denunciaron las condiciones que tanto el Gobierno de la Ciudad como el Nacional generan para avanzar con el desalojo del predio del Barrio Papa Francisco.

Hechos delictivos que se intentan vincular a supuestos habitantes de la toma; negativa del gobierno a recibir a los vecinos ocupantes del predio; negativa por parte del Ministerio de Seguridad de Nación de devolver las tierras que hoy ocupa ilegalmente, cruciales para una adecuada urbanización de la villa 20; incumplimiento de la Ley 1770 de Urbanización de Villa 20, sancionada hace ocho años; falta de asistencia elemental humanitaria; ausencia de acceso a la justicia; son sólo algunos de los hechos que configuran el clima generado para desalojar el predio.

Hace más de tres semanas denunciaron la mafia narco que opera dentro de villa 20, y que pretende ampliar su influencia extendiéndose al predio del Barrio Papa Francisco. Como en otras oportunidades, el Estado promueve una verdadera  zona liberada, cuyas víctimas son las propias familias de la villa 20 y el nuevo Barrio. Estas bandas actúan también amenazando a los delegados del Barrio organizados en torno a la reivindicación del derecho a la vivienda, buscando quebrar voluntades y generar miedo.
Denunciaron que con el abandono de los dos gobiernos a esta población sin techo, se pretende justificar un desalojo violento, que el propio Macri y funcionarios nacionales anticiparon. Los legisladores rechazan esta salida, que sólo servirá para condenar a los vecinos a la ausencia de vivienda, y el suelo de la Comuna 8 sea codiciado por los grupo inmobiliarios, punteros y mafias del narcotráfico.
Plantearon:
El estado Nacional debe devolver la tierra que ocupa ilegalmente, para sanearla y generar el proyecto de urbanización que marca la ley 1770,  asegurando el derecho a la vivienda de los habitantes de la villa 20 como para los del Barrio Papa Francisco.
No al desalojo: rechazan cualquier salida represiva.
Que vecinos y representantes sean convocados de inmediato, para debatir y ejercer un verdadero plan de urbanización.

Deja una respuesta