Legistalativas 2021| El armado de las «Fuerzas Intermedias» que JxC y el FdT siguen atentos

De los 257 legisladores que tiene la Cámara de Diputados, solo 23 no pertenecen al Frente de Todos o a Juntos por el Cambio. Este año se le vencen las bancas a 16 de de las denominadas «fuerzas intermedias».

Lejos de las internas mediáticas, de los «halcones y palomas», arman de manera silenciosa una estrategia que no escapa al radar, tanto de oposición como oficialismo. Pues ambos bloques saben que, muchas veces, el acuerdo con ellas puede ser la «llave» para aprobar o no ciertos Proyectos de Ley.

Así entonces, por caso, aparece el mendocino José Luis Ramón -jefe del interbloque Unidad y Equidad Federal de 6 miembros- confirmó su acuerdo con el Frente de Todos con una foto con la líder local de ese espacio, la camporista Anabel Fernández Sagasti y la reciente reunión con el presidente Alberto Fernández.

Dentro de ese interbloque también se le vence el mandato a Pablo Ansaloni, del partido FE, creado por el fallecido dirigente gremial Gerónimo “Momo” Venegas. Ansaloni ingresó al Congreso en 2017 por la lista de Cambiemos, pero en 2019 rompió con el bloque PRO. Este año él y su partido firmaron alianza en la provincia de Buenos Aires con el Frente de Todos.

Ansaloni fue noticia el último año por haber sido expulsado de la UATRE por «expresiones antisemitas» en medio de una pelea política con la nueva conducción del gremio que involucran acusaciones de corrupción en la obra social del gremio.

La partida de Ansaloni del bloque PRO se dio a la par de la salida de la tucumana Beatriz Avila y el santacruceño, Antonio Carambia. Ambos pasaron una temporada en el interbloque de Ramón, pero considerando que era demasiado cercano al oficialismo, se abrieron.

Avila esposa del intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, formó un monobloque y este año volverá a competir dentro de la alianza de Juntos por el Cambio, pero como candidata a senadora. Se espera que se enfrente en internas a otros sectores del espacio.

Por otra parte, el jefe del Interbloque Federal de 11 miembros, Eduardo «Bali» Bucca esta vez le dijo que no a Florencio Randazzo. El ex intendente de Bolívar fue el único legislador en conseguir una banca en 2017 por «Cumplir», el frente de Randazzo que tenía en ese entonces al presidente Alberto Fernández como jefe de campaña enfrentándose a la lista de Unidad Ciudadana de Cristina Kirchner.

En 2019 Bucca volvió a elegir la tercera vía y fue candidato a gobernador del lavagnismo. Pero esta vez, rechazó formar parte del espacio de Randazzo. Mantiene conversaciones con el oficialismo, pero no confirma si se acoplará al FdT ni si será candidato este año.

El otro diputado justicialista de ese espacio es el salteño Andrés Zottos, ex vicegobernador de Juan Manuel Urtubey, será candidato nuevamente por el espacio del actual gobernador Gustavo Sáenz, quien cerró por fuera del kirchnerismo, pero mantiene una disputa judicial por el nombre de la alianza «Frente de Todos».

El lavagnista Jorge Sarghini, por su parte, que vence su mandato ya aclaró que no buscará renovar.

En ese interbloque también renueva banca el santafesino Luis Contigiani, quien se mantiene en la misma línea y armó un espacio propio -«Primero Santa Fe»- separado del oficialismo y del socialismo local, con el que buscará retener la banca.

También vencen las bancas de los misioneros Ricardo Wellbach y Flavia Morales, que responden al gobernador Oscar Herrera Ahuad; y tres de los cuatro diputados cordobeses de Juan Schiaretti: Claudia Márquez, Alejandra Vigo y Paulo Cassinerio.

Alma Sapag, del monobloque del Movimiento Popular Neuquino, también termina su mandato, al igual que los dos diputados de Izquierda: Carlos Giordano, y Mónica Schlotthauer.