Los evangélicos, una fuerza creciente dentro de las cárceles argentinas

Los presos oran antes de ser bautizados dentro de un pabellón evangélico en la penitenciaría de la Unidad Penal N11 en Pinero, provincia de Santa Fe, Argentina, el sábado 11 de diciembre de 2021. Los presos que quieran ser admitidos en un pabellón evangélico deben cumplir con las reglas de conducta, que incluyen rezando tres veces al día, abandonando todas las adicciones y luchando. 

Los presos oran antes de ser bautizados dentro de un pabellón evangélico en la penitenciaría de la Unidad Penal N11 en Pinero, provincia de Santa Fe, Argentina, el sábado 11 de diciembre de 2021. Los presos que quieran ser admitidos en un pabellón evangélico deben cumplir con las reglas de conducta, que incluyen rezando tres veces al día, abandonando todas las adicciones y luchando. (Foto AP / Rodrigo Abd)
Por German De Los Santos y Rodrigo Abd | AP

ROSARIO, Argentina – El fuerte ruido de la apertura de una puerta de hierro marca la salida de Jorge Anguilante de la prisión de Pinero todos los sábados. Se dirige a casa durante 24 horas para ministrar en una pequeña iglesia evangélica que comenzó en un garaje en la ciudad más violenta de Argentina.

Antes de que atraviese la puerta, los guardias le quitan las esposas a «Tachuela», en español para «Tack», como se le conocía en el mundo criminal. En silencio, miran al asesino a sueldo convertido en pastor que los saluda con una sola palabra: «Bendiciones».

El hombre corpulento de 1,85 metros cuyos tatuajes son vestigios de otra época de su vida, cuando dice que solía matar, debe regresar a las 8 am a un pabellón de la prisión conocido por los reclusos como “el Iglesia.»

Su historia, de un asesino convicto que abraza una fe evangélica tras las rejas, es común en los calabozos de la provincia argentina de Santa Fe y su ciudad capital, Rosario. Muchos aquí comenzaron a vender drogas cuando eran adolescentes y quedaron atrapados en una espiral de violencia que llevó a algunos a sus tumbas y a otros a cárceles superpobladas divididas entre dos fuerzas: los narcotraficantes y los predicadores.

Durante los últimos 20 años, las autoridades penitenciarias argentinas han alentado, de una forma u otra, la creación de unidades efectivamente dirigidas por reclusos evangélicos, otorgándoles a veces algunos privilegios especiales adicionales, como más tiempo al aire libre.

Los pabellones son muy parecidos a los del resto de la prisión: limpios y pintados en colores pastel, azul claro o verde. Tienen cocinas, televisores y equipos de audio, aquí utilizados para los servicios de oración.

Pero son más seguras y tranquilas que las unidades normales.

Violar las reglas contra las peleas, fumar, consumir alcohol o drogas puede hacer que un recluso sea devuelto a la prisión normal.

“Llevamos la paz a las cárceles. Nunca hubo disturbios dentro de los pabellones evangélicos. Y eso es mejor para las autoridades ”, dijo el reverendo David Sensini de la iglesia Redil de Cristo de Rosario.

El acceso está controlado tanto por los funcionarios de la prisión como por los líderes de los pabellones que funcionan como pastores y que desconfían de los intentos de las pandillas de infiltrarse.

“Ha sucedido muchas veces que un interno pide ir al pabellón evangélico para intentar apoderarse de él. Necesitamos mantener un control permanente sobre quién ingresa ”, dijo Eric Gallardo, uno de los líderes del penal de Pinero.

_

Rosario es mejor conocida como un importante puerto agrícola, el lugar de nacimiento del líder revolucionario Ernesto “Che” Guevara y una fábrica de talentos para jugadores de fútbol, ​​incluido Lionel Messi. Pero la ciudad de unos 1,3 millones de habitantes también tiene altos niveles de pobreza y delincuencia. La violencia entre pandillas que buscan controlar el territorio y los mercados de drogas ha ayudado a llenar sus cárceles.

“El ochenta por ciento de los delitos en Rosario son perpetrados por jóvenes sicarios que prestan servicios a bandas de narcotraficantes, cuyos jefes están presos y mantienen el control del negocio criminal desde las cárceles”, dijo Matías Edery, fiscal de la Unidad de Delincuencia Organizada de Santa. Provincia de Fe.

Anguillante dice que su vida como asesino a sueldo quedó atrás; La palabra de Dios, dice, lo convirtió en «un hombre nuevo».

En 2014, fue condenado a 12 años de prisión por matar a Jesús Trigo, de 24 años, a quien disparó en la cara. Anguillante dice que ese rostro lo persigue por la noche, y trata de ahuyentar el recuerdo rezando en su pequeña celda de la prisión.

_

Alrededor del 40% de los aproximadamente 6,900 reclusos de la provincia de Santa Fe viven en pabellones evangélicos, dijo Walter Gálvez, subsecretario de asuntos penitenciarios de Santa Fe, quien también es pentecostal.

Como en otros países latinoamericanos, la difusión de la fe evangélica en Argentina se arraigó especialmente en los “sectores más vulnerables, incluidos los internos”, dijo Verónica Giménez, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina.

En el país de origen del Papa Francisco, la Iglesia Católica Romana sigue siendo la religión dominante. Pero una encuesta del consejo encontró que el porcentaje de católicos argentinos cayó del 76,5% al ​​62,9% entre 2008 y 2019, mientras que la proporción de evangélicos creció del 9% al 15,3%.

“Este aumento de fieles se dio aún más en las cárceles”, dijo Gálvez.

Giménez, el investigador, dijo que eso se repite en otras partes de América Latina, como en Brasil, donde la enorme Iglesia Universal del Reino de Dios tiene 14.000 personas trabajando con presos.

El crecimiento es notable en un país donde los católicos tenían casi el monopolio de las capillas de las prisiones hasta hace algunas décadas.

“Todavía hay capillas católicas dentro de las cárceles, pero sus sacerdotes casi no tienen trabajo que hacer”, dijo Leonardo Andre, director de la prisión en Coronda, a unas 50 millas (80 kilómetros) al norte de Rosario.

El sacerdote católico Fabian Belay, que dirige la Pastoral de la Drogodependencia, dijo que los sacerdotes son realmente activos, pero usan «métodos diferentes» que la estrategia del bloque de celdas.

“No estamos de acuerdo con la invención de los pabellones religiosos porque crean guetos dentro de las cárceles”, dijo. “Apostamos por la integración y no por una segregación religiosa”.

El diácono Raúl Valenti, que trabaja en la pastoral católica durante tres décadas, dijo: “Los evangélicos hacen su trabajo en los pabellones religiosos, mientras que nosotros lo hacemos en los otros, los que se llaman infierno”.

Insistió en que no están en conflicto: “Simplemente tenemos opiniones diferentes. Compartimos, muchas veces, actividades religiosas dentro de la prisión ”.

_

Las congregaciones Puerta del Cielo y Redil de Cristo se encuentran entre las que ejercen una fuerte influencia en las cárceles de Santa Fe. Comenzaron a evangelizar a los presos a fines de la década de 1980 y hoy tienen más de 120 pastores trabajando dentro de las cárceles.

Durante un servicio reciente en la iglesia Redil de Cristo en Rosario, el reverendo David Sensini pidió a los encarcelados que se identificaran. Aproximadamente un tercio en la habitación levantó la mano. Luego cerraron los ojos y bajaron la cabeza en oración.

Víctor Pereyra, quien vestía traje negro y corbata, cumplió condena en el penal de Pinero. Hoy, es dueño de una tienda de frutas y verduras y también trabaja en trabajos de mantenimiento.

“No quiero volver (a la cárcel). Hoy tengo una familia que cuidar ”, dijo.

Himnos de estilo pop resonaban por los altavoces mientras tres cámaras de televisión grababan la ceremonia para que otros fieles la vieran en casa a través de un canal de YouTube.

“Nadie más va a ir a la cárcel. Ni sus hijos, ni sus nietos ”, gritó el pastor a la multitud. «¡El cambio es posible!»

_

La cobertura religiosa de Associated Press recibe el apoyo de Lilly Endowment a través de The Conversation US. La AP es la única responsable de este contenido.

 

Fuente The Washington Post