Martín Soria sobre el juicio a CFK: «es la expresión más grotesca de lawfare»

El ministro de Justicia, Martín Soria, consideró que vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner es objeto de una «persecución« que constituye «la expresión más grotesca del lawfare», y aseguró que los funcionarios judiciales que forman parte de ese accionar «son los mismos que entraban a escondidas al despacho de Mauricio Macri» cuando era presidente.

«Cada funcionario judicial que interviene en la persecución contra Cristina Kirchner entraba a escondidas al despacho de (Fabián) Pepín Simón (exasesor judicial del Gobierno de Cambiemos) y Macri en la Casa Rosada. No es coincidencia. Es la expresión más grotesca de lawfare en nuestro país», remarcó Soria en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

En ese marco, Soria publicó además una foto en la que se puede observar a uno de los fiscales federales que intervienen en la causa de Vialidad, Diego Mola, junto al procurador general interino Eduardo Casal.

En la imagen también puede apreciarse a la presidenta del PRO, Patricia Bullrich; al diputado nacional del mismo espacio Cristian Ritondo; al fiscal federal Juan Manuel Olima y al procurador general bonaerense, Gerardo Conte Grand.

El ministro de Justicia también mostró la planilla de ingreso a Casa Rosada en la que figura la entrada de Mola, el 16 de junio de 2016, durante la gestión de Macri.

El juicio por supuestos delitos con la obra pública en Santa Cruz se reanudó ayer martes ante el Tribunal Oral Federal 2 con el segundo día del alegato de la fiscalía, en tanto la vicepresidenta fue autorizada a no presenciar la audiencia en la causa en la que está imputada.

La jornada abrió pasadas las 8.30 con la continuidad de la exposición de la fiscalía a cargo de Diego Luciani y Diego Mola, en el debate que se realizada de manera remota, con las partes conectadas a través de la plataforma Zoom.

En tanto, en declaraciones a radio AM 750, Soria recordó que «en 2019, previo a las elecciones, el procurador Casal ya estaba desesperado por iniciar esta causa de la obra pública».

«Casal quería que los fiscales tuvieran los alegatos listos y ahora entendemos porqué estaba tan apurado en iniciar la causa en la previa de las elecciones. Este es un juicio totalmente viciado, payasesco. Es lo que vimos ayer en el primer día de los alegatos. Es una causa que tiene como único objetivo seguir con la la persecución contra Cristina Kirchner», remarcó.

Para el ministro, «queda muy, pero muy claro que esta causa va a terminar como tantas otras: cayéndose a pedazos como pasó con ‘Dólar Futuro’, ‘el Memorándum con Irán’, ‘El hotel Los Sauces’ y ‘la carta de San Martín'».

«Hay muchas causas judiciales que son para las tapas de Clarín y La Nación. Algunos jueces y fiscales ingresaban a escondidas a la Quinta de Olivos o a la Rosada para reunirse con el presidente Macri. Sus alegatos aparecieran en las tapas de Clarín y La Nación antes que se presentaran en la Justicia. Pensar que los políticos opositores hablaron loas de este sistema que está tan cuestionado», remarcó.

En ese sentido, Soria indicó que «el 85 por ciento de los argentinos descree de la Justicia y, en su mayoría, eso se debe a la falta de parcialidad e independencia» que exhibe ese poder en sus decisiones.

Con respecto a la actuación de los fiscales Luciani y Mola, consideró que «parecían más que nada periodistas de La Nación y Clarín porque estaban más preocupados por adjetivar a Néstor y Cristina que en demostrar» los hechos.

«Es grave lo que está pasando. La Fiscalía se refirió ayer al sentido común. ¿Dónde estudió? Pruebas no tiene ninguna. Habrá seis toneladas de tapas de Clarín y La Nación. En ninguna de las pericias se nombra a Cristina Kirchner, pero el fiscal habla de relato», subrayó.