Néstor Kirchner: 10 años de su partida. 10 momentos de su vida

Un día como hoy, pero de 2010 el reloj marcaba las 09:15 horas. Fue en ese preciso momento en que los Argentinos conocieron la noticia de la muerte del el ex presidente, Néstor Kirchner.

Esa jornada se celebrar el Censo de las Personas, acto que fue suspendido oficialmente. Un día después era velado en la Casa Rosada, donde millones de personas lo despedían como también lo hicieron varios mandatarios de América Latina.

A una década de su deceso desde NCN recordamos 10 momentos que marcaron para siempre su persona, la política y el destino de la Republica.

“Vengo a proponerles un sueño”

El 25 de mayo de 2003, Kirchner asumía por primera y única vez la presidencia de la Nación. Saco cruzado, la banda cruzándole el pecho y los malabares con el bastón son imágenes que quedaron por siempre en el inconsciente colectivo. A su lado Daniel Scioli y luego el momento de su histórico discurso de asunción, donde entre otras cosas aseguró que quería “proponerle un sueño” a todos para luego asegurar que forma “parte de una generación diezmada, castigada con dolorosas ausencias, me sumé a las luchas políticas creyendo en valores y convicciones a las que no pienso dejar en la puerta de entrada a la Casa Rosada».

Abajo los Cuadros

El 24 de marzo de 2004, el día que se cumplían 28 años del golpe de Estado de 1976, Néstor Kirchner ordena bajar los cuadros de los represores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone del Colegio Militar y ante la orden de «proceda» al titular del Ejército, Roberto Bendini, realizó mucho más que un acto simbólico.

La Patria Grande

Con la presencia del presidente de Estados Unidos George Bush, y mandatarios de toda América, Kirchner encabezaba en Mar del Plata la histórica Cumbre en la que se decidió decirle no al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). Allí, el 4 de noviembre de 20015 dijo «No intentemos forzar salidas que después en vez de ayudar a la construcción de un espacio unido en América genere diferencias insalvables y nos deje un sabor muy amargo a los integrantes de esta Cumbre». Luego vendría el multitudinario acto del presidente de Venezuela Hugo Chávez y la histórica frase «Alca, Alca, al carajo».

El Perdón que la Argentina se debía dar

«Queridas Abuelas, Madres e Hijos, cuando recién veía las manos, cuando cantaban el himno, veía los brazos de mis compañeros, de la generación que creyó y sigue creyendo que este país se puede cambiar», decía un emocionado Néstor Kirchner en la creación del Museo de la Memoria, el 24 de marzo de 2004. Allí, en su recordado discurso pedía perdón en nombre del Estado «por la vergüenza de haber callado durante 20 años de democracia por tantas atrocidades».

El pago al F.M.I

El 15 de diciembre de 2005, el Presidente anunciaba la cancelación de la deuda por US$9.500 millones utilizando parte de las reservas internacionales del Banco Central. «Somos conscientes de estar transitando un momento histórico fundamental y estamos decididos a ser protagonistas de este cambio de época, nos han educado durante mucho tiempo para la impotencia, para el ‘no se puede’, nos quieren hacer creer que lo nuestro nada vale, que no tenemos la capacidad o la constancia para valernos como nosotros como país», decía en esa oportunidad.

“No sólo la amo, sino que también la admiro”

El 10 de diciembre de 2007, Kirchner entregaba el mando presidencial a su esposa, Cristina Fernández de Kirchner, que tendría por delante dos mandatos presidenciales. Con presencia de mandatarios de la región, en el recordado acto el Presidente saliente le entregaba la banda y el bastón presidenciales a su esposa y dejaba el cargo al frente del Ejecutivo nacional.

“¿Qué te pasa Clarin?”

Faltaba un puñado de días para las elecciones legislativas del año 2009. En uno de sus discursos Kirchner dejaría otra de las frases que perduran en la memoria: “¿Qué te pasa Clarín, estás nervioso?”, dijo mostrando así su intención de continuar la batalla con el grupo mediático. El enfrentamiento del partido político contra el medio ya existía desde el año anterior, cuando ambos rompieron relaciones luego que el Gobierno de Cristina Kirchner presentara la ley 125, que impulsaba restricciones al campo.

Lo curioso es que el Grupo Clarín, desde entonces, funcionó como un partido político, pero sin realmente serlo. El poder mediático quedó expuesto y, si bien lograron configurar gran parte de la realidad social a su conveniencia, el Gobierno kirchnerista fue el primero en cuestionar el rol de los medios.

La frase de Néstor, así, marcó un antes y un después de la relación entre la audiencia y los medios de comunicación. Los espectadores se volvieron más exigentes, y el periodismo hegemónico tuvo que empezar a ejercer con más responsabilidad.

La Candidatura “Testimonial”

Kirchner intensificó su actividad en el seno del Partido Justicialista. En las elecciones legislativas celebradas el 28 de junio de 2009, Kirchner se presentó como primer candidato de la lista Frente Justicialista por la Victoria a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires.

Entonces deba inicio a una novedosa “criatura” electoral: las llamadas candidaturas testimoniales. Consistía en postular para un cargo legislativo a funcionarios con mucha exposición pública y alta aceptación en las encuestas, para que inmediatamente después de resultar elegidos renunciaran al cargo, de forma tal de que asumiese quien figuraba en el segundo lugar de la lista de candidatos.

Al conocerse la derrota sufrida por la formación, que sólo logró el 32,1 % de los votos, Néstor, renunció a la presidencia del Partido Justicialista, cargo que reasumió el 10 de marzo de 2010.

Presidente de UNASUR

Fue pocos meses antes de su muerte. El 4 de Mayo de 2010 Kirchner asumía como primer secretario general de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR).

Su primera acción como secretario fue la visita a Paraguay para promover la integración regional. Impulsó, además, un fondo de ayuda de 100 millones de dólar para ayudar a Haití tras sufrir un gran terremoto.

En otros punto, promovió la seguridad alimentaria impulsando la autoproducción de alimentos frescos a través de huertas orgánicas, para complementar la dieta de poblaciones urbanas y rurales con necesidades básicas insatisfechas. Dicho plan fue extendido a toda la Unasur nueve años después.

Mediador de América Latina

Pese a su breve gestión de Néstor Kirchner como primer secretario general de la UNASUR, tuvo a cargo un momento histórico importante: la mediación entre Colombia y Venezuela un acto fundacional que marcó la necesidad y el potencial del incipiente organismo regional.

Por entonces un frustrado proceso de liberación de rehenes de las Fuerzas Armadas revolucionarias de Colombia (FARC) había acrecentado la tensión entre los gobiernos de Venezuela y de Colombia, dando paso a una escalada que, con la ruptura de las relaciones diplomáticas, hacía temer una derivación bélica.

Tras varias reuniones diplomáticas, Néstor Kirchner logró que se firmara el «Acuerdo de Santa Marta», que restableció las relaciones diplomáticas, pero no sólo aseguró la paz en la región, sino que esa imagen también fue una carta de presentación fundamental para la Unasur, que entonces cosechó, entre otros reconocimientos internacionales, el de los Estados Unidos.

Deja una respuesta