Para frenar el aumento del acarreo de autos

El costo pasó de 450 a 580 pesos y rige desde el lunes; el legislador porteño del Frente de Izquierda y Trabajadores Marcelo Ramal pide suspender la suba.

El legislador porteño del Frente de Izquierda y Trabajadores (FIT) Marcelo Ramal presentó un amparo para frenar el aumento del acarreo de autos, que pasó de 450 a 580 pesos.

Fuentes judiciales informaron que el legislador solicitó que el planteo se trate durante la feria judicial de enero y se dicte una medida cautelar que suspenda el aumento del servicio de grúas en manos de empresas privadas.

El gobierno porteño dictó la Resolución Conjunta 8/MJGGC/14 aumentando un 29 por ciento la tasa de acarreo y remoción de vehículos por parte de las empresas STO (Dakota S.A) y SEC (BRD S.A.C.I.F.I), que quedó en 580 pesos.

Ramal sostuvo: «el valor del acarreo aumento más de diez veces desde que la actual administración del gobierno porteño inició la escalada de esa tasa», ya que pasó de 56,7 pesos en diciembre de 2007 a los actuales 580 pesos.

«Ese incremento más que duplica a la evolución de la tasa de inflación, incluso medida a través de indicadores ‘no oficiales'», sostuvo el amparo que patrocinan las abogadas Liliana Alaniz y Valeria Díaz.

 

«MULTA ENCUBIERTA»

Para Ramal el aumento, que calificó de «abusivo», busca «revestir al acarreo de un carácter sancionatorio, o sea, de una multa encubierta», ya que quien cometió una infracción paga una multa por eso.

La causa quedó a cargo del juez en lo contencioso administrativo y tributario de la ciudad de Buenos Aires Darío Reynoso, que dio trámite al amparo.

El magistrado pidió opinión a la Fiscalía para que dictamine si corresponde habilitar la feria judicial.

Ramal también explicó que en noviembre de 2011 la Legislatura de la ciudad aprobó la ley 4003 estableciendo el marco regulatorio del servicio de estacionamiento regulado de la ciudad donde se fijó la creación de siete playas de acarreo.

«En vez de hacerse cargo del servicio, el poder Ejecutivo fue prorrogando sucesivamente la concesión a las actuales prestatarias que gozan una renovación indefinida de contratos desde hace más de una década», denunció Ramal.

Así, para el legislador de izquierda «la actual medida de aumento de la tasa de acarreo refuerza esta ilegalidad y beneficiarios privados, que recibieron la concesión bajo la administración municipal del intendente Carlos Grosso».

Deja una respuesta