El diputado nacional Julio Martínez (UCR – La Rioja) salió al cruce del anuncio del Reino Unido de enviar dos helicópteros Chinook e invertir, durante diez años, 180 millones de libras para modernizar y mejorar la defensa de las Islas Malvinas. Consideró que se trata de «otra provocación inadmisible e intolerable“.

Martinez, Julio diputado nacional (UCR - La Rioja) HCDNPara Martínez ”fundar esta decisión en la compra argentina de remolcadores rusos que han agotado su vida útil, es un insulto para la inteligencia de la comunidad internacional. Gran Bretaña insiste con una creciente militarización de las islas absolutamente infundada e insultante para la memoria de nuestro pueblo”.

Para el diputado riojano, “este tipo de anuncios resulta una muestra más de la soberbia y prepotencia colonialista con las que actúa Gran Bretaña frente a los legítimos reclamos diplomáticos de nuestro país en los foros internacionales sobre la usurpación ilegítima de su territorio”.

Asimismo, el candidato a gobernador en su distrito recalcó que “existe un mandato constitucional que nos obliga a los argentinos a resolver esta controversia por medios pacíficos y de acuerdo con el derecho internacional”, señaló Martínez, y agregó que “esta nueva provocación británica, inadmisible e intolerable, nos obliga a redoblar y sostener de manera permanente todos los esfuerzos diplomáticos necesarios para obligar a Gran Bretaña a negociar la soberanía de Malvinas”.

Paralelamente, Martínez reiteró su “enorme preocupación por el estado de precariedad de nuestras Fuerzas Armadas para defender nuestro territorio y plataforma marina“. “Una vez más me veo obligado a recordar que todos los países del mundo desarrollan un poder de fuego disuasivo suficiente y necesario para poner límites de resguardo a la prepotencia y ambición de otros, menos Argentina, que no puede pensar en una acción disuasoria porque no tiene capacidad logística ni operativa, y ahora ni siquiera formativa, para plantear una posición de fuerza“, indicó.

Finalmente, sintetizó: “Estamos obligados a entender, de una vez por todas, que estamos indefensos, y que un Estado sin fuerzas defensivas pone en riesgo su propia supervivencia“.

Compartinos: