Patricia Bullrich criticó al Presidente de la Nación y a la ministra de Seguridad por sus posiciones en los casos Maldonado y Nisman, a las que vinculó con las del periodista Horacio Verbitsky, y opinó que en el caso de Santa Fe “una solución definitiva” para los problemas de seguridad sería la intervención y conducción operativa de Gendarmería.

La presidenta del Propuesta Republicana (PRO) y ex ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, cuestionó las posiciones del gobierno nacional en los casos Nisman y Maldonado, y planteó que “es como si Alberto Fernández y (Sabina) Frederic respondieran a (Horacio) Verbitsky”.

En diálogo con Radio de la Ciudad, sostuvo que en el caso Maldonado “quisieron invitar una historia, el relato Verbitsky, de que era el primer desaparecido de Mauricio Macri”, y calificó de “peligro institucional” que el gobierno de Alberto Fernández apunte a “entrometerse en una pericia que, por orden de la Justicia, hizo una fuerza de seguridad”.

Marcah por Santiago Maldonado

Imagínense si nosotros hubiéramos llegado al gobierno y hubiéramos dicho ‘vamos a revisar lo que se hizo en el caso de Julio López o el problema que tuvo el gobierno anterior con el chico (Mariano) Ferreyra, al que mataron en el tren”, expresó Bullrich.

En relación al caso Nisman, cuestionó que “se trató de generar un blindaje alrededor de la vicepresidenta”, a la vez que “terminaron poniendo a Nisman como el victimario”. Y agregó: “Eso fue muy fuerte, es lo que intentaron hacer en 2015 y ahora están repitiendo casi lo mismo. Siento que quieren generar un cambio de los hechos por un relato, y esto es muy peligroso para una Argentina que quiere vivir en democracia, con un Poder Judicial que cuide a los ciudadanos”.

Además, criticó una posible revisión de pericia en el caso Nisman, ya que “en Argentina hay 60 mil presos, muchos de los cuales la prueba fue una pericia”, por lo que “cualquiera podría decir ‘yo también quiero que el Poder Ejecutivo se entrometa en mi pericia”. “¿Por qué va a ser el caso Nisman en el que van a analizar la pericia y no en otro tipo de casos? Acá hay que pensar en la igualdad ante la ley”, manifestó la ex ministra de Seguridad.

En cuanto a la ola de homicidios en la provincia de Santa Fe en las primeras semanas del año, Bullrich enfatizó que “al año pasado se había mejorado mucho y ahora volvió a desbarrancarse”. Opinó que el ministro de Seguridad provincial, Marcelo Saín, “es una persona que conoce del tema pero que tiene una mirada sesgada ideológicamente”, por lo que “parte de un preconcepto de quienes son los responsables” y “lo debe creer porque ha echado a más de 30 policías”. “La política de purgas no va, nunca fueron buenas”, dijo la ex ministra de Seguridad de la Nación.

En este contexto, analizó que “la ministra Frederic acaba de cambiar un protocolo y Saín tiene que dar un protocolo elemental, que es que los policías puedan tener una bala en la recamara”. Y señaló que “cuando uno está apretando mucho a las bandas y las tiene muy cercadas, no hay que levantar el pie del acelerador”, ya que “si de golpe sienten que hay un cambio total de filosofía o si la misma policía siente que va a estar sin protección para su tarea, se vuelve a desbandar todo”.

Para mejorar la situación de la seguridad en Santa Fe, Bullrich recordó que “nosotros en 2016 le propusimos al entonces gobernador Miguel Lifschitz que nos diese a nivel federal, con la fuerza de la Gendarmería a la cabeza, la posibilidad de una intervención y conducción operativa de la Gendarmería sobre la seguridad en Santa Fe”. “El gobernador no lo aceptó, tiene una razonabilidad porque es el jefe de la provincia y maneja la seguridad”, recordó, pero afirmó que “esa hubiera sido una solución definitiva”.

Acerca de las diferentes visiones sobre la seguridad expresadas públicamente por el ministro bonaerense Sergio  Berni y el gobierno nacional, Bullrich consideró que “la pelea pública mediática entre los ministros de Seguridad de la Provincia y de la Nación no me parece muy seria” y planteó que “una de las estrategias que están llevando adelante puede ser jugar a dos puntas”, en el sentido de “decir ‘somos distintos’ para hacer las cosas iguales”.

En este marco, criticó a Berni porque “con poca información o sin un estudio más profundo ha planteado la liberalización de las drogas en Argentina, algo que se ha hecho en muy pocos países del mundo, y en los países en que se ha hecho, en general, no ha sido positivo por el aumento de los accidentes, la cantidad de intoxicados y el aumento brutal del consumo”.