Los diputados nacionales Daniel Arroyo y Jorge Taboada presentaron un proyecto de ley para declarar la emergencia pública en educación por el término de tres años, a los efectos de garantizar en todo el territorio de la nación el derecho a aprender y a enseñar.

“La educación está en emergencia, y ello se ve reflejado en la crítica situación de infraestructura escolar que, por ejemplo, ha costado vidas de trabajadoras y trabajadores de la educación en la Provincia de Buenos Aires; por la pérdida del poder adquisitivo del salario de las trabajadoras y los trabajadores de la educación y por no ser lo suficientemente valoradas y valorados por algunas autoridades públicas; porque no se han podido garantizar la base de 180 días efectivos de clases y el compromiso progresivo de llegar a 190 días efectivos de clases; porque no se ha podido garantizar a nivel federal la seguridad alimentaria y nutricional de calidad en los servicios educativos escolares; por el aumento de la deserción escolar especialmente en la escuela secundaria; por los conflictos por el cierre de escuelas que han sido fuertemente rechazados por la comunidad educativa y la sociedad en general; por el ajuste en el presupuesto en diversos niveles y modalidades del sistema educativo”, enumera el proyecto.

“En este contexto, de urgente necesidad de una estrategia integral de reducción de la pobreza, la emergencia en educación, debe ser declarada, entre otras razones, como medida complementaria a la declaración de la emergencia en niñez y adolescencia, porque los derechos humanos son inseparables e interdependientes”, alegan los diputados en el proyecto.

“El Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación no puede quedar como simple espectador pasivo de la emergencia educativa”, finaliza en sus fundamentos.

Compartinos: