Rebot por el Desarme Civil Voluntario

El legislador porteño Helio Rebot (PRO) presentó un proyecto para crear el Programa de Desarme Civil Voluntario para promover la entrega de armas para su destrucción por parte de la población.

El Programa sería implementado a través del Ministerio de Justicia y Seguridad del Gobierno de la Ciudad, en consonancia con el Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego (Ley 26216).

A través del Programa de Desarme Civil Voluntario se buscará concientizar a la población en general acerca del problema de la tenencia y portación de armas y también aumentar la seguridad pública con reducción de armas ilegales en circulación y reducir las armas de la delincuencia y violencia, entre otros puntos. Asimismo, habrá concientización a la población “sobre los peligros de la tenencia de armas de fuegocon campañas publicitarias en internet, medios gráficos, televisivos y radiales.

El proyecto menciona además en su art. 8º: los responsables del programa instalarán un espacio físico para recepcionar las armas y municiones, según lo establecido por la ley 26.616, para entregarlas al Registro Nacional de Armas o destruirlas”.

Por su parte, el art. 9º se refiere al Fondo Especial Canje de Armaspara recibir recursos destinados al canje de armas”, provenientes del sector público (gobierno porteño o nacional) o privado (empresas, fundacionales nacionales o internacionales interesadas en la temática de la violencia y desarme, etc).

Las estadísticas de la ONU indican que 500.000 personas mueren cada año por armas pequeñas y ligeras; son verdaderas armas de destrucción masiva que, aunque no devasten ciudades enteras o pueblos en pocos segundos, son sin embargo la causa de más de 1.300 muertes cada día”, expresa Helio Rebot en los fundamentos de su proyecto y menciona el éxito de programas en “Estados Unidos, Venezuela, Australia, Pakistán, El Salvador, Panamá, Albania, Camboya, Mozambique y Brasil”, donde hubo una notable reducción de homicidios con armas de fuego y “el éxito de Mendoza como primera experiencia de desarme voluntario” lo cual “hace indispensable que los demás gobiernos, como el de la Ciudad de Buenos Aires, implementen algo similar, como acción preventiva y de largo aliento, sostiene Rebot.

Deja una respuesta