SANTA FE – Aborto: proponen que la provincia adhiera a la ley nacional

Tras la promulgación del presidente Alberto Fernández de la ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) desde el peronismo santafesino y el Partido Socialista proponen que Santa Fe adhiera al nuevo marco jurídico, que entrará en vigencia en todo el territorio nacional el próximo domingo.

Rápida de reflejos, la diputada provincial Lucila De Ponti (PJ) presentó en la mesa de movimientos de la Cámara baja un proyecto de ley el mismo día que el Senado aprobó la legalización del aborto, el 30 de diciembre. El texto plantea al ministerio de Salud de la provincia como autoridad de aplicación y autoriza al Poder Ejecutivo a reasignar las partidas presupuestarias necesarias para el cumplimiento de la norma.

“El objetivo de esta ley es que haya menos embarazos no intencionales, menos abortos, menos complicaciones por abortos inseguros y menos muertes. Y que haya más derechos reproductivos, más embarazos deseados, más salud, más familias, más vida”, sostiene en los fundamentos del proyecto De Ponti, quien participó como diputada nacional de la primera votación en el Congreso sobre el tema, en 2018.

La iniciativa ingresó en la Cámara baja provincial en la última sesión del año y fue girada a tres comisiones: Salud y Asistencia Social, Presupuesto y Hacienda, y Asuntos Constitucionales.

“No es indispensable que las provincias adhieran con leyes provinciales, pero nos parece importante hacerlo porque la aplicación de manera pareja en todo el territorio requiere del compromiso de todos los sectores políticos —dijo De Ponti a La Capital—. Rosario tiene un sistema de vanguardia a nivel nacional y no habrá problemas, pero en el resto de la provincia la situación es distinta”.

En Diputados el escenario aparece más despejado. Además del consenso en el bloque peronista, se suma la posición favorable histórica del Frente Progresista, y que tiene 28 de las 50 bancas.

La legisladora Lionella Catallini (PS-FPCyS) consideró la ley nacional como un logro de las mujeres y coincidió en que la adhesión provincial significaría un respaldo a la norma. Y agregó: “En la agenda de género intentamos trabajar transversalmente, más allá de las diferencias políticas en otros temas. Vamos a acompañar el proyecto”.

Sin embargo, mayoría no significa unanimidad. De hecho, las voces celestes resuenan cada vez más en la Legislatura. La diputada provincial Cesira Arcando (FE-Juntos por el Cambio) sostuvo: “Matar nunca puede ser una opción. La legislación no puede desconocer la existencia de la vida humana durante la etapa gestacional. Ser progresista en serio es ir con una visión humanista y proteger a los más débiles”.

Los ojos en el Senado

El interrogante es el ámbito del Senado. Por convicción o supervivencia política, los representantes departamentales son permeables a las demandas de ciertos actores clave de sus distritos. Por eso, en algunos espacios feministas se encendieron las alertas.

Que no pase como nos pasó con la ley de Educación Sexual Integral (ESI) o la ley Micaela, que los anti salieron a decir que sin la correspondiente adhesión no estaban obligados a cumplirlas”, señalaron.

Precisamente, la ley de ESI es un proyecto que ya tuvo media sanción de Diputados en dos oportunidades pero que el Senado se niega a tratar.

Con todo, De Ponti se mostró optimista. “Estamos conversando con el Ejecutivo para que se incluya el proyecto en extraordinarias —afirmó—. Es una legislación nacional y llegará con mucha fuerza, no tendríamos que tener problemas para que se apruebe”.

Fuente La Capital

Deja una respuesta