Un día como hoy nacemos compañeros| por Luis Gotte

El día 23 de mayo es un día casi desconocido en nuestra liturgia, es una fecha fundacional. Ese día de 1947 nace el PARTIDO PERONISTA.

Por ese entonces, Juan D. Perón, en ejercicio de su primer mandato presidencial, anuncia la disolución de todos los partidos políticos que lo habían apoyado y crea, como ente totalizador de todas las fuerzas que lo habían llevado al Gobierno, el “Partido Único de la Revolución”, denominado así hasta que se encuentre un nombre definitivo, se redacte la Carta Orgánica y se elija a las autoridades.

El 21 de septiembre de 1947 se realizaron las elecciones internas donde se eligieron convencionales para el Congreso General Constituyente del Partido, que tendrían a su cargo la redacción de la Carta Orgánica, determinar el nombre del Partido y designar a sus autoridades.

Con la asistencia de 400 delegados, el 1º de diciembre de 1947, se aprobó la Carta Orgánica, que en su artículo primero decía: “Con el nombre de Partido Peronista queda definitivamente organizado el Movimiento de la Revolución Nacional…” y en el artículo octavo se reclamaba que Perón asumiera la conducción.

Ya en julio de 1949 el Primer Congreso del Partido Peronista, al que asisten 6000 delegados, se preanuncia la división en distintas ramas (política, sindical, femenina), además de aceptarse como partido político y Movimiento Nacional.

Luego vendrían los días más felices para nuestro pueblo y nuestra Patria.

A 75 años de su nacimiento, el Partido Peronista dista mucho de lo que fue en sus orígenes. Ha perdido el rumbo. Hoy es un buen momento para la reflexión. Sabemos qué nos pasó, debemos pensar cómo acercar el futuro con aquél pasado. Recuperemos las consignas que nos legaran Perón y Evita: independencia económica, soberanía política y justicia social.