La Diputada porteña del Frente de Todos, Claudia Neira, solicitó al Poder Ejecutivo de la Ciudad que establezca un sistema de compensaciones pecuniarias para aquellas personas que, por ser pacientes leves o asintomáticos de COVID-19, son derivadas a Instituciones Extra Hospitalarias para llevar adelante el aislamiento.

En la Ciudad, los pacientes de COVID-19 con síntomas leves o asintomáticos son derivados, según el protocolo vigente, a hoteles u otras Instituciones Extra Hospitalarias donde transitan el aislamiento para evitar la propagación del virus. Dado que en términos sanitarios las personas allí alojadas no requieren atención medica, el aislamiento tiene como objetivo principal evitar la propagación del virus para el beneficio de toda la sociedad” explicó Neira.

La iniciativa busca garantizar un sistema que incentive a las personas a consultar con el sistema de salud ante la presencia de síntomas compatibles con COVID-19, para evitar la propagación del virus. “En esta etapa donde existe circulación comunitaria, la ciudadanía es cada vez más proclive a quedarse en su domicilio para realizar el aislamiento, por comodidad o por los riesgos de seguridad que enfrentaría si dejara su domicilio durante un tiempo. Asegurando un buen trato en el proceso y una compensación por el esfuerzo individual que implica irse de sus hogares, no sólo podemos incentivar el aislamiento sino un mayor control de la circulación del virus a través de una intensificación en los testeos” sostuvo Neira.

A los mismos efectos, la legisladora solicitó además al Ejecutivo Porteño que garantice las condiciones de bienestar adecuadas a las necesidades personales de los pacientes mientras dure el aislamiento en dichas instituciones. Especialmente si se trata de casos pediátricos en los que se deberá tener en cuenta las necesidades propias de niñas, niños y adolescentes en cuanto al cuidado de la higiene, una alimentación apropiada, actividades lúdicas, contención afectiva y mobiliario acorde ese rango etario.

En este sentido, se enfatiza también la necesidad de que el Estado fortalezca la comunicación con las personas afectadas sobre el procedimiento de aislamiento, clarificando los plazos que deberán permanecer aislados y garantizando el traslado a su domicilio cuando finalice su estadía en la Institución.

«Hemos asistido a la pérdida de ciertas libertades en el combate a la pandemia y la búsqueda de frenar el contagio masivo. Sin embargo, hemos observado que el Gobierno de la Ciudad no ha puesto demasiada atención en aquellos pacientes asintomáticos o con síntomas leves que han debido aislarse con todos los perjuicios descriptos anteriormente. Por ello, es preciso que el Estado, a través de las herramientas que considere necesarias, intervenga con políticas activas para que esta derivación a Instituciones Extra Hospitalarias pueda llevarse adelante de la mejor manera y así recompensar de algún modo el sacrificio individual en pos del cuidado del conjunto social» concluyó Neira.