Las comisiones de Legislación General y Legislación Penal, presididas por los diputados Daniel Lipovetzky y Gabriela Burgos, respectivamente, realizaron una reunión informativa para debatir los 14 proyectos contra el maltrato animal, destinados a reformar la Ley 14.346. En la reunión surgieron algunas polémicas y hasta denuncias de plagios.

_______________________

Las comisiones de Legislación General y Legislación Penal de la Cámara baja recibieron a representantes de asociaciones animalistas para escuchar sus opiniones en referencia a la reforma de la Ley contra el maltrato animal, reunión en la que se generó polémica en el Congreso.

Con la exposición de especialistas y actores sociales involucrados en la temática, las comisiones iniciaron una serie de encuentros basados en una metodología de tratamiento organizada en torno de tres ejes temáticos diferenciados, repartidos en cuatro – o más- reuniones distintas tendientes a escuchar las opiniones de expertos y representantes de asociaciones protectoras de animales. Son un total de 14 proyectos que esperan unificar en uno solo.

El diputado Lipovetzky explicó que “existen distintos proyectos sobre la modificación de la ley 14.346 de maltrato animal o de protección de los animales”, y en ese sentido, afirmó: “Queremos obtener la mejor ley posible, unificando todas las iniciativas”.

“La ley pionera tiene más de 50 años, por lo cual necesitamos actualizarla para mejorar la protección de los animales”, aseguró el titular de la comisión de Legislación General.

En tanto, la diputada Burgos remarcó que “hay proyectos muy transversales sobre la protección animal y la posterior concientización para cuidar sus derechos”.

Asimismo, la legisladora de la UCR sostuvo: “Necesitamos una modificación integral que contemple todas las causales que tengan que ver con el maltrato animal en todas sus formas”.

Lo que más preocupa de los proyectos por analizar a quienes a diario trabajan de manera voluntaria y silenciosa con el rescate de animales, su cuidado y el cumplimiento de la norma vigente es la propuesta de derogar la ley 14.346 de 1954 que pena el maltrato y los actos de crueldad.

Dudan de que se trate de una nueva promesa que, bajo la promoción de una modificación que actualice el texto de acuerdo con principios científicos y éticos, oculte en realidad «la destrucción de la ley penal». Algunos también recuerdan que, pese a la sanción de la ley que prohíbe las carreras de perros, aún hay fallos judiciales que sobreseen a los que las organizan, participan y hasta se filman cargando en los hombros a un galgo muerto después de una competencia.

Por su parte, la diputada por Tucumán, Mirta Soraire del Frente Para la Victoria (FPV), denunció que el diputado Alfredo Olmedo copió un proyecto de ley presentado en la reunión plenaria informativa de este martes, por la modificación de la Ley 14.346 de protección animal.

«Es el tercer proyecto que copia el diputado… quería aclararles que yo soy la autora de ese proyecto, me siento muy mal por esto. Lamentablemente se dedica a copiar y pegar los proyectos. Tienen las mismas palabras, los mismos artículos, las mismas comas y hasta los mismos errores de tipeo», indicó avergonzada.

Caso chocolate:

Uno de los casos más recientes de maltrato animal y que conmocionó a todo el país es el caso de «chocolate», un perro que fue despellejado por un peluquero y no sobrevivió a las heridas.

El peluquero Germán Gómez, único acusado de haber desepellejado vivo al cachorro «Chocolate» en enero de 2017, fue condenado a un año de prisión en suspenso.

El caso sienta precedente porque es la primera vez que por maltrato animal se llega a la instancia de juicio oral y público. La condena fue la que pidió el fiscal Oscar Gieco. Por su parte, la querella representada por la abogada Gretel Monserrat de la Fundación Bio Animalis reclamó la misma condena, pero de cumplimiento efectivo.

A Gómez lo sentenciaron a la pena máxima. Fue imputado por violación de domicilio y por infringir la ley 14.346 de maltrato animal que establece una pena de un mínimo de 15 días a un año de cárcel. Chocolate fue despellejado vivo el 2 de enero del año pasado en la ciudad de San Francisco y murió después de agonizar ocho días.

Compartinos: