En la jornada de hoy, el diputado nacional por la provincia de Salta y presidente del Bloque Justicialista y del Interbloque de Argentina Federal, Pablo Kosiner, hizo algunas declaraciones sobre el funcionamiento del poder legislativo entre las que indicó que «es muy difícil explicarle a la gente que se están tratando unos proyectos y no los que tienen que ver con la crisis económica y social de la Argentina».

Luego del receso invernal y a días de las PASO, el diputado Kosiner habló también sobre la necesidad de replantear los tiempos y los espacios dentro del Congreso para que las actividades no se detengan sino que puedan tener una continuidad mediante la convocatoria a plenarios que permitan seguir articulando políticas necesarias para el desarrollo de la comunidad.

«Nosotros no nos negamos a debatir», declaró Kosiner, previo a enumerar distintos proyectos que se han presentado en el Congreso pero que no han sido tratados, entre los que destacó el de la «emergencia económica de la micro y mediana empresa, con un sistema de compensación impositiva en el costo del flete, con un régimen de facilidad de pago para los contribuyentes vinculados a las pymes y a la situación ahogada en la que están».

Además habló de la emergencia tarifaria, el precio de los alimentos y la crisis económica en general, aseverando que «no pueden seguir actualizándose las tarifas por el juego del libre mercado», como así también que es posible generar recursos a través de los bancos provinciales y nacional que dispongan financiamiento para las economías regionales.

Luego de mencionar varios proyectos vinculados a posibles soluciones a los problemas planteados en un principio, Kosiner dejó en claro que a pesar de haber sido presentados «para sumar y aportar a una agenda amplia y participativa», con el requerimiento de cantidades determinadas de firmas es que los mismos se fueron postergando en su tratamiento. A esto, agregó que «no es cierto que con la cantidad de firmas se determine qué proyectos se tratan» y puso el ejemplo reciente en el que, a pesar de haberse recolectado más de 114 mil firmas para trabajar sobre la violencia de género, el proyecto no ha sido tratado en las cámaras.

«Es imposible hacerle entender a la sociedad argentina que este Congreso no esté discutiendo la problemática económica y social que tiene que ver con el bolsillo de los argentinos. Y esto no quiere decir que se acepte el texto de estos proyectos, es que los ponemos a disposición», enfatizó el diputado salteño. «El poder ejecutivo vetó dos proyectos que había aprobado este Congreso: la emergencia tarifaria y la emergencia ocupacional. Y nosotros dijimos en ese momento que si no se hacía algo, este problema no se iba a resolver e iba a aflorar en algún momento».

Compartinos: