Diputados debatirá Proyectos Económicos que generan tensión en las filas de Juntos por el Cambio

De conformidad por los Jefes de Bloques de JxC y del Fdt, posterior al intento de asesinato de Cristina Fernández, se dispuso cesar la actividad en la Cámara Baja, letargo que culminaría la semana entrante con una Agenda que ya promete divisiones, sobre todo en la fracción opositora.

Es que entre los debates que se deben en el ámbito de Diputados aparece uno central para la economía, sobre todo Federal, y refiere el tratamiento de la prórroga de determinados impuestos y el consenso fiscal.

El debate promete ser “caliente”, sobre todo en función de la bandera de Juntos que alzó sobre la consigna de no aumentar impuestos en una Argentina, que dicen, “no puede soportar más tributos”.

En principio se espera que la semana próxima se cite a Sesión, donde los “ánimos” parecen haber calmado y si bien se espera, tal como sucedió en Senado, que existan algunas “cuestiones de privilegios” que lleven el debate por otros carriles, lo cierto es que no se estima que consuma unas cinco horas como lo acontecido en Cámara Alta.

Puesto este escenario, el abordaje de la agenda económica sería el principal atractivo y acá el punto habrá que ponerlo en la oposición que, a priori, ya presenta posturas encontradas.

El consenso fiscal asoma como la iniciativa de mayor conflicto para el bloque de Juntos. Sucede que una decena de Diputados (sobre todo Radicales) apoyarían el Proyecto  porque les permitiría tener una herramienta para compensar deudas entre los distritos y la Nación y presentarían una suerte de compromiso, por parte de sus mandatarios provinciales, de no incrementar los Ingresos Brutos en sus distritos: Jujuy, Corrientes y Mendoza.

Pero donde manda capitán….acá el conflicto: versiones desde el Congreso afirman que el propio Macri salió a pedir el voto en contra de los bloques ubicados en el medio de la grieta.

Sin embargo, en las filas cambiemitas se cree que el proyecto saldrá aprobado con voluntades de sobra, por lo que no sería un problema para el oficialismo.

El mayor escollo para el Frente de Todos pasaría, entonces, por conseguir 129 votos para sancionar la prórroga de impuestos. Puntualmente, Ganancias, Bienes Personales, Créditos y Débitos Bancarios (conocido como «impuesto al Cheque»), el gravamen al precio final de venta de los cigarrillos, al capital de las cooperativas y el monotributo. En este caso, Juntos por el Cambio se mostró alineado en el rechazo al dictamen de mayoría del oficialismo.

La alianza firmó un solo dictamen, pero de minoría. Por lo tanto, no será el primero en tratarse y su debate dependerá del rechazo al dictamen del oficialismo. El texto fue firmado por los cuatro bloques opositores que conforman la Comisión de Presupuesto: la UCR, el PRO, la Coalición Cívica y Evolución. El proyecto también contempla una prórroga de impuestos hasta 2027 pero con una reducción de las alícuotas a los Bienes Personales y modificaciones al tributo al cheque.

La estrategia será, entonces, apostar por la caída de la iniciativa del Frente de Todos para tratar la propia. Desde las filas cambiemitas aseguran que se manifestarán en forma unánime por el rechazo.

En este sentido  vale aclarar que el  proyecto ya fue dictaminado y no se tratará esta semana, tanto por el clima de tensión entre ambas coaliciones como por la necesidad del FdT de llegar a una votación crucial con las 129 voluntades garantizadas.

En definitiva, el bloque oficialista podría conseguir los votos desde las filas ubicadas en medio de la grieta.

En este aspecto es que las negociaciones son claves y una idea segura: no habrá sesión si está cerrado el tema votos. Llegar al recinto con consenso y un “partido” ganado es la idea prioritaria de un Frente de Todos que busca bajar el clima de tensión política.