Diputados| La Cámara aprobó Convenios Internacionales y dio media sanción para declarar el «Día Nacional de la Trashumancia» (Videos)

La sesión de Diputados de este jueves, inició con la aprobación por 232 votos y sin debate de distintos convenios internacionales.

El plenario legislativo aprobó y giró al Senado la ratificación del Convenio entre la República Argentina y el Estado de Israel sobre Seguridad Social, suscrito en la Ciudad Autónoma de Buenos el pasado 12 de Septiembre de 2017.

Además, convirtió en ley el Acuerdo de Reconocimiento y Convalidación Provisoria de Títulos Universitarios para la Realización de Estudios de Posgrado, entre la República Argentina y la República Dominicana, que suscripto el 21 de marzo de 2019.

También se transformó en ley el acuerdo por canje de notas para modificar el Convenio de Reconocimiento de Certificados de Estudios de Nivel Primario y Medio no Técnico o sus denominaciones equivalentes entre la República Argentina y México.

En otro de los temas que el recinto puesto en debate, se aprobó un proyecto de resolución por el cual las comisiones de Legislación General y de Agricultura y Ganadería han considerado el proyecto de ley de la diputada Alma Liliana Sapag (Frente Popular Neuquino), por el que se declara el 30 de noviembre de cada año como Día Nacional de la Trashumancia.

A la hora de exponer sobre la iniciativa, Sapag, manifestó que “la trashumancia es una práctica ancestral relacionada con la actividad ganadera que constituye una forma productiva particular del clima mediterráneo frío. En nuestro país se realiza en diversas zonas cordilleranas, desde el sur de la provincia de Mendoza hasta el centro de la provincia de Chubut y con mayor densidad en las provincias de Neuquén y Río Negro; observándose el fenómeno de la trashumancia, en su máxima expresión, en la provincia del Neuquén, en el noroeste de la Patagonia”.

Esta actividad es llevada adelante por los crianceros y consiste en el traslado de animales -arreos- en verano a los campos altos de la cordillera (veranada) y en invierno a los bajos de los valles (invernada), en busca de las mejoras pasturas para alimentar al ganado. El circuito productivo que genera esta práctica está formado por la invernada, la veranada y la ruta pecuaria o “huella de arreo” como la denominan los propios crianceros. Este sistema produce principalmente carne y fibras (mohair y lana), pero también otros productos como cueros, animales de refugio y cashemere.

“La trashumancia es un movimiento recurrente, pendular y funcional. La periodicidad del movimiento está regulada por el ritmo cíclico de las estaciones y las actividades desarrolladas en las unidades domésticas de producción se ajustan a ellas. Esto origina un cambio temporal de asentamiento seguido por una situación de retorno que da comienzo a un nuevo ciclo. El sistema trashumante queda eslabonado con el relieve, con el clima y con la receptividad de los campos, destacándose otrora tres o cuatro momentos, hoy dos: veranada e invernada con el objeto de complementar diferentes pisos ecológicos; de ahí también que se puede clasificar el movimiento como una trashumancia vertical (movilidad de arreos, de ascenso y de descenso)”, especificó la Diputada.

Sobre el cierre de su discurso sentenció que “lo que nació como una alternativa a la economía agropecuaria de los crianceros se transformó con el correr de los años en un hecho cultural de gran envergadura para la identidad de los habitantes de la zona y de un gran atractivo turístico”.

Deja una respuesta