Dura acusación de Gustavo Vera

El legislador porteño Gustavo Vera acusó a la fundación que preside Susana Trimarco, madre de Marita Verón, desaparecida en 2002 por una supuesta red de trata de personas.

Según Vera, titular de la fundación «La Alameda», la Fundación María de los Ángeles​ -dirigida por Trimarco- lava dinero a través «de esta señora»tal como aseveró Vera.

El legislador de UNEN no se quedó ahí y fue más explícito aún: «Lava dinero a través de esta señora y no solamente del Gobierno propio, sino del norteamericano. Ella me ataca porque sabe que yo sé y no me vendo, lucho por la causa», agregó.

Vera viajó a Tucumán para apoyar la audiencia pública de familiares de víctimas de la impunidad y dijo: «No opino (de Trimarco) porque cae por su propio peso por la cantidad de dinero que recibió y convenios que firmó, algunos inexplicables». «Es lamentable que alguien que ayudó tanto a instalar públicamente el tema de la trata de personas, deforme esta causa y que nos enteremos que fue instrumento de lavado de dinero de muchos funcionarios», lanzó.

«Vamos provincia por provincia arrancando decretos o leyes para ayudar a las víctimas, y por detrás aparece Trimarco firmando conveniosasí no resolvemos el problema», se quejó el parlamentario porteño. «No denunciamos para quedarnos con plata ni propiedades, sino para instalar políticas públicas y combatir a las mafias, para no ser cómplices de ellas», aseguró.

Pelea de fundaciones. La interna entre la organización de Vera y Trimarco no comenzó ahora. En mayo, la madre de Marita Verón viajó a España para buscar a su hija allí, donde encontró rastros hace tiempo, y participar de una charla para contar su experiencia. Consultada por uno de los asistentes al evento sobre Vera, afirmó que le prohibió «a ese señor que use mi nombre o el de la fundación».

«Mi fundación nada tiene que ver con Gustavo Vera», aclaró. «Mi fundación investiga, rescata jóvenes y reintegra y rehace su vida; ayudamos a las víctimas a salir; hay todo un trabajo luego del rescate, y Vera mete cámaras ocultas» donde se explotan personas, pero «no realiza una denuncia ante la Justicia», dijo.

Molesta por las consultas, sentenció: «No conozco que (La Alameda) haga ningún trabajo posterior con las víctimas» para ayudarlas a rehacer su vida, tras ser sometidas a la prostitución.

Deja una respuesta