El senador Marino fue reelecto presidente de la Bicameral que auditará a los organismos sospechados de la filtración irregular de escuchas de la expresidenta Cristina Fernández

El senador nacional Juan Carlos Marino fue ratificado este jueves como presidente de la Comisión Bicameral Permanente de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia (Ley 25.520). “Debemos continuar con el proceso que iniciamos con el objetivo de lograr un mayor transparencia. No es sencillo, dado que se trata en muchos casos información sensible y de carácter secreto, pero los argentinos merecen que las cuentas del Estado sean claras y, velar por ello, es mi meta”, afirmó Marino.

Marino, quien presidía esta Bicameral desde 2016, fue reelecto en una sesión especial de la Comisión que designó como vicepresidente a Leopoldo Moreau (Diputado FpV – Buenos Aires), vicepresidente segundo a Carlos Espinola (Senador PJ – Corrientes) y Secretario a Daniel Lipovetsky (Diputado Cambiemos – Buenos Aires).

Tras la solicitud de la Corte Suprema de la Nación, esta Comisión deberá realizar una auditoría en la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado, en relación a la filtración irregular de escuchas a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Días atrás, Marino había sido confirmado también como titular de la Comisión Bicameral de la Biblioteca del Congreso de la Nación, convirtiéndose en el único legislador que preside dos comisiones bicamerales.

“Es un verdadero orgullo y una gran responsabilidad que legisladores de ambas cámaras, y Cambiemos en particular, depositen su confianza para que gestione dos comisiones tan importantes como la de la Biblioteca y la de Inteligencia”, dijo el senador, y agregó: “No es algo que suceda habitualmente, lo tomo como un respaldo al trabajo que venimos realizando junto a mi equipo y como un reconocimiento hacia los pampeanos. Cada una de ellas va a suponer mucho trabajo de gestión para lograr los objetivos que nos planteamos y estamos preparados y entusiasmados para asumir estos compromisos”, sostuvo.

Según establece la Ley que creó esta comisión, los organismos pertenecientes al Sistema de Inteligencia Nacional -Secretaría de Inteligencia, Escuela Nacional de Inteligencia, Dirección de Observaciones Judiciales, Dirección Nacional de Inteligencia Criminal y la Dirección Nacional de Inteligencia Estratégica Militar- son supervisados por ella, “con la finalidad de fiscalizar que su funcionamiento se ajuste estrictamente a las normas constitucionales, legales y reglamentarias vigentes, verificando la estricta observancia y respeto de las garantías individuales consagradas en la Constitución Nacional, así como también a los lineamientos estratégicos y objetivos generales de la política de Inteligencia Nacional”.

La Comisión Bicameral tiene amplias facultades para controlar e investigar de oficio. A su requerimiento deben suministrar la información o documentación que la Comisión solicite.

En lo concerniente a las actividades de inteligencia, el control parlamentario abarca:

1. La consideración, análisis y evaluación de la ejecución del Plan de Inteligencia Nacional.

2. La consideración del Informe Anual de las Actividades de Inteligencia, de carácter secreto, que será elaborado por la Secretaría de Inteligencia y remitido a la Comisión Bicameral dentro de los diez días de iniciado el período de sesiones ordinarias.

3. La recepción de las explicaciones e informes que se estime convenientes de acuerdo con lo prescrito en el Artículo 71 de la Constitución Nacional.

4. La elaboración y remisión en forma anual al Poder Ejecutivo Nacional y al Congreso de la Nación de un informe secreto con los siguientes temas:

a. El análisis y evaluación de las actividades, funcionamiento y organización del Sistema de Inteligencia Nacional en función de la ejecución del Plan de Inteligencia Nacional.

b. La descripción del desarrollo de las actividades de fiscalización y control efectuadas por la Comisión Bicameral en cumplimiento de sus misiones, con la fundamentación correspondiente.

c. La formulación de recomendaciones para el mejoramiento del Funcionamiento del Sistema de Inteligencia Nacional.

5.Emitir opinión con relación a todo proyecto legislativo vinculado a las actividades de inteligencia.

6. La recepción de denuncias formuladas por personas físicas y jurídicas sobre abusos o ilícitos cometidos en el accionar de los organismos de inteligencia y la investigación de las mismas.

7. El contralor de los planes de estudio empleados por la Escuela Nacional de Inteligencia para la formación y capacitación del personal.

En el caso de la Biblioteca del Congreso Nacional, el reto es reencauzar su funcionamiento tras los desmanejos señalados el año pasado por el Presidente Mauricio Macri. Creada en 1859 y especializada en las temáticas parlamentarias, brinda asistencia a los legisladores, además de estar abierta al público en general de manera gratuita. Es una de las cinco bibliotecas más importantes del mundo y cuenta con más de 3 millones de títulos. Acompañarán a Marino en esta comisión como secretarios los senadores Miguel Ángel Pichetto (Senador PJ – Río Negro) y Eduardo Costa (Senador Cambiemos – Santa Cruz).

El legislador pampeano comentó que “venimos trabajando hace años desde la comisión, organizando visitas con la Biblioteca Móvil a La Pampa para fomentar la lectura de chicos y jóvenes. Llegamos a casi 60 localidades de La Pampa y la idea es continuar con ese trabajo y llegar a más pueblos. La educación ha sido siempre un eje de mi gestión y creo que es la mejor inversión que podemos hacer de cara al futuro. Ya tenemos muchas actividades organizadas, de hecho la semana que viene recibiremos la visita de unas 50 representantes de bibliotecas pampeanas”.

Compartinos: