Frigerio y una apuesta de alta política.

El entorno de Elisa Carrió ya anticipa la tensión que habrá en el frente Cambiemos si Mauricio Macri le ofrece la vicepresidencia a los radicales y en particular a Martín Lousteau.
Si hay un radical que Carrió ve como a un enemigo es a Enrique «Coti» Nosiglia, principal sostén de Lousteau. Por lo que la sola posibilidad de que el ex ministro de Economía sea el vice de Macri enfurece a la líder de la Coalición Cívica.
Sin embargo, los enojos de la iracunda diputada ahora van dirigidos al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien reconoció que el diputado Martín Lousteau podría ser el compañero de fórmula de Mauricio Macri en la boleta de Cambiemos. «No me parece un disparate», afirmó el funcionario este jueves, luego de compartir la jornada junto al presidente en Entre Ríos. «(Con Lousteau) tenemos muchas más coincidencias que disidencias y puede estar mucho más involucrado de lo que ha estado en la solución de los enormes problemas que tiene Argentina. Ojalá sea así».
Las posturas irreductibles de Elisa Carrió parecen ignorar que en caso de que el Gobierno no contenga al radicalismo, se corre serio riesgo de que este o varios de sus sectores corran detrás de la candidatura de Roberto Lavagna.
Ante la fragilidad del gobierno del Presidente Macri resulta imperioso mantener contentos a los radicales que no sólo aportan territorialidad sino también más de la mitad de los diputados y senadores en el Congreso Nacional.
Por otra parte, y completando el análisis, la jugada de Frigerio parece maestra, dado que saldaría el descontento radical, colocaría un dirigente con un caudal electoral propio que le sume a Macri, pero además, sacaría de carrera a un eventual commpetidor del «PRO puro», ya sea en las primarias presidenciales, o en el principal bastión del gobierno; la ciudad de Buenos Aires.

Compartinos: