Por Claudio Hugo Naranjo, periodista y escritor

En una elección para el infarto, el oficialismo pierde los distritos más importantes del territorio argentino. La provincia de Buenos Aires con su conurbano, destroza por más de 11 puntos al macrismo, esta avalancha de votos se registra considerablemente en las provincias de Entre Ríos, Santa Fe, Tucumán, San Juan y es muy ajustada la diferencia en Córdoba y Mendoza. La ciudad de Buenos Aires es el único distrito que Juntos por el Cambio logró un triunfo claro. La provincia de Santa Cruz, tierra emblemática del kirchnerismo, es ganada por Alicia Kirchner que supera a Eduardo Costa.

Las próximas horas serán determinantes con el manejo que hagan los vencedores en sus discursos, el mundo está expectante de sus decisiones; lo peor es un triunfalismo avasallador que pierda el tino en lo nacional e internacional. Frases de venganza o impunidad no harían nada más que espantar y asustar a los mercados, los cuales mañana mismo podrían mostrar su descontento.

Un Frente de Todos, especialmente Alberto Fernández y Cristina Fernández, tomando el triunfo con mesura y darles a los argentinos y a los mercados un racional mensaje, haría que la oya económica no implosione y darles seguridad, que lo dicho en campaña no habría sido una mentira envuelta en la sin razón.

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires ya acaba de perder su bastión, la diferencia es casi inalcanzable y la ciudadanía se expresó con mucha bronca; Mauricio Macri, tiene una sola bala de plata para el 27 de octubre, formar un nuevo gabinete y enamorar con prestigiosas figuras al electorado que dejó de creerle. Vidal no perdió por el presidente o Marcos Peña que se negaron a desdoblar la elección provincial, la gobernadora cometió errores de sentido común, que la llevaron en los últimos 45 días a perder parte del electorado. Macri, por supuesto, ayudó y mucho.

Donald Trump pregunta quién es Alberto Fernández, la embajada norteamericana comienza a trabajar para la ¿transición?, se aguarda la misma cintura política del peronismo, el aislamiento fue el producto de varias derrotas, la incursión que llevó a cabo este gobierno en lo geopolítico, es el camino a seguir. El peor error que puede cometer el peronismo es volver a Venezuela e Irán, allí quedará demostrado que engañaron a todo un pueblo nuevamente. Nicolás Maduro es un dictador asesino, al cual se lo debe condenar.

Las horas por venir pueden ser un preludio de lo que dijo el presidente al votar… «

Axel Kicillof y Verónica Magario{
Nos estamos jugando los próximos 30 años”; si el peronismo lo entendió, el cambio será inexorable. Todos de acuerdo.

Compartinos: