Heller y su proyecto de Aporte Solidario quedaron en el centro de una campaña que fue repudiada por los legisladores

Un «plan de castigo» llevado adelante por los productores agropecuarios en contra del diputado nacional Carlos Heller fue repudiado por legisladores de diversos bloques de la cámara baja, y a su vez, también se manifestaron organizaciones sindicales y los bancarios, que catalogaron esta acción como una «campaña golpista». La propuesta de los productores agropecuarios consiste en cerrar masivamente cuentas en el Banco Credicoop, con el fin de repudiar la iniciativa que será discutida en Diputados próximamente, que busca aprobar un Aporte Solidario Extraordinario, también conocido como «impuesto a los ricos».

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller quedó en el medio de una «campaña de venganza» organizada por los productores agropecuarios, que en pocos minutos se viralizó en redes sociales y generó opiniones encontradas sobre lo el plan que proponían en contra de Heller y «su impuesto a la riqueza».

En síntesis, lo que buscan las sociedades rurales de diferentes localidades del país es mostrar su descontento ante la iniciativa del frente de todos respecto al proyecto de Aporte Solidario Extraordinario, también conocido como «Impuesto a las grandes fortunas», y en esa línea, solicitaron a los productores que representan que cierren las cuentas que tienen abiertas en esa entidad bancaria.

«Esta es una manera activa y legal de expresar nuestro rechazo ante este nuevo impuesto«, manifestaron en un comunicado las entidades de Rojas, Pergamino, San Pedro, Baradero y las asociaciones de productores de San Antonio de Areco (Arpa), Arrecifes, Carmen de Areco (Apaca) y la Asociación Rural de General Rodríguez, entre otras.

La medida resulta un tanto insólita e infantil, pero es real. Para el sector agropecuario es una medida necesaria contra Heller y el proyecto que está impulsando el Frente de Todos y que se debatirá pronto en la cámara de Diputados.

«Nos vemos obligados a repudiar la actitud del presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, presidente del Banco Credicoop Ltdo. y dirigente del movimiento cooperativo quien ha demostrado ser un permanente detractor de la producción rural y quienes sin dudas seremos alcanzados una vez más por esta nueva imposición económica, llamada Aporte Solidario y Extraordinario a las grandes fortunas nada más alejado de la actividad e inversión productiva», expresaron los productores rurales.

Además, para el sector rural, el impuesto «genera nuevamente más que incertidumbres y falta de señales claras para el sector».

«Es una clara ignorancia de cómo se genera valor desde principal proceso productivo de la República Argentina que son las cadenas agroindustriales, donde el primer eslabón de las mismas (aquel que enciende la llave del proceso productivo; ya que no se puede industrializar y comercializar lo que no se tiene) es el campo; y justamente por esta razón este mismo eslabón es el primero en mérito».

AMPLIO RECHAZO:

Tras este plan, quienes salieron a repudiar el hecho fueron varios legisladores nacionales de diversos bloques de la cámara baja, quienes rechazaron «los escraches en redes sociales» a Carlos Heller y a la entidad que preside, el Banco Credicoop, por haber sido el impulsor del proyecto de ley de Aporte Solidario y Extraordinario para las grandes fortunas del país.

Al inicio del plenario de las comisiones de Presupuesto y de Comunicaciones, que trató ayer 06/10 la iniciativa de Economía del Conocimiento, los legisladores se expresaron en contra de la metodología utilizada y respaldaron al diputado oficialista.

«Heller ha sido víctima de una furiosa maniobra de desprestigio en redes sociales y hablamos de cómo éstas prácticas, con el manejo de los famosos trolls, se manifiestan en Argentina. Ha sido atacado por ser una de las caras visibles de este proyecto de Aporte Solidario a las grandes fortunas, y desde Diputados condenamos estas prácticas», señaló el santafesino Germán Martínez (FdT).

Por su parte, el radical Atilio Benedetti, expresó: «No aceptamos, rechazamos y repudiamos cualquier tipo de escrache. No estamos de acuerdo con el impuesto, con las personas alcanzadas, pero eso no justifica el escrache».

Por el interbloque Federal, el socialista Luis Contigiani, sumó su rechazo al ataque contra Heller y declaró que la «Argentina tendría que tener orgullo de contar con una banca cooperativa como la que cuenta», en alusión al Credicoop.

El mendocino José Ramón, del interbloque Unidad para el Desarrollo, expresó su solidaridad, destacó la «capacidad como persona» de Heller y su «labor en el tratamiento del proyecto de aporte extraordinario».

QUÉ DIJO HELLER:

Tras las expresiones de sus pares, Heller se mostró «agradecido» y expresó: «Esto excede lo personal, ya que tiene que ver con que somos solidarios con una forma de actuar que repudiamos. Los que creemos en la democracia nunca podemos estar de acuerdo con una forma de escrache».

«Me escribió la diputada Graciela Ocaña, del PRO, y me dijo que es socia desde 1980 y que tiene su casa gracias a un crédito del banco; más allá de sus diferencias con el proyecto a las grandes fortunas. Por eso estoy orgulloso de lo que hemos hecho y hemos construido».

BANCARIOS SE SOLIDARIZAN:

Quienes también salieron a apoyar a Heller fue la conducción de la Asociación Bancaria (AB) y el plenario de secretarios generales del gremio repudiaron, quienes repudiaron «la campaña golpista, antisocial y antinacional» contra el Banco Credicoop y el diputado del Frente de Todos, Carlos Heller, a partir de «su posición sobre el necesario impuesto a las grandes fortunas».

Los secretarios general y de Prensa de la AB, Sergio Palazzo y Eduardo Berrozpe, repudiaron en representación del sindicato esa «campaña» contra Heller, originada en «su posición sobre el necesario impuesto a las grandes fortunas», y también en perjuicio de la entidad cooperativa Credicoop, «una fuente de empleo para miles de trabajadores», remarcaron.

«Las actitudes golpistas y antidemocráticas son promovidas desde el poder económico por el solo hecho de confrontar con el egoísmo de los muy ricos, quienes se niegan a asumir su responsabilidad social en el contexto de una emergencia sin precedentes», afirmaron.

Los dirigentes explicaron que Credicoop, una entidad cooperativa con impronta de servicio público a la que se asocian sus usuarios, tiene «el 50% de las sucursales en áreas agrícola-ganaderas», y señalaron que en «un 30% de ellas comparte presencia con la banca pública, y sólo un 14% está en el área metropolitana Buenos Aires», puntualizaron.

Deja una respuesta