La AGN planteó su preocupación por la capacidad de control del Congreso

El presidente de la Auditoría General de la Nación (AGN) Leandro Despouy presentó un reporte en el que cuestionó los modos en los que las gestiones kirchneristas ejecutaron los distintos presupuestos aprobados por el Congreso.

El funcionario de la AGN consideró que la ejecución presupuestaria ha estado signada por una “una enorme discrecionalidad” en la reasignación de recursos a lo largo de los mandatos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Y agregó que esas fluctuaciones constituyen “una herramienta de disciplinamiento político» del PEN.

La Auditoría cuestionó el papel crucial que jugaron los DNU (decretos de necesidad y urgencia) en la reasignación de partidas en los tres mandatos. Si bien son funciones que guarda para sí el Ejecutivo y que finalmente el Congreso ratifica, deberían tratarse de modificaciones excepcionales y las variaciones en las partidas tendrían que darse en el marco de normas sancionadas por las cámaras.

El informe que difundió el organismo ayer en el Salón Azul del Palacio se acota al período que va desde el año 2003 al 2012. En él se manifestó la preocupación del órgano por la disminución del control sobre el Ejecutivo. Para Despouy, la merma en esa “función crucial” se ha plasmado en “leyes que vuelcan la ecuación de poder en favor del Ejecutivo».

Deja una respuesta