Katarina Barley, ministra federal de Familia, Tercera Edad y Juventud y ministra federal de Trabajo y Asuntos Sociales de Alemania, participó de un encuentro en la Cámara de Diputados para analizar las políticas de género en nuestro país.

La funcionaria fue recibida por la presidenta del Grupo Parlamentario de Amistad con Alemania, la diputada Cornelia Schmidt; la diputada Silvia Martínez, quien fuera durante este año presidenta de la comisión de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia; la diputada Karina Banfi, el diputado Martín Pérez; el director general de Relaciones Internacionales de la Cámara baja, Juan de Dios Cincunegui, y el director de grupos parlamentarios de amistad del Senado, Nicolás Aguerre.

El eje central del encuentro se desarrolló en torno a las políticas de género, aspecto que en palabras de la ministra alemana “tenemos mucho por avanzar, por ello he decidido conocer los distintos modelos de política de género de otros países, para tomar experiencia y generar cambios en nuestra legislación”.

La diputada Schmidt dio la bienvenida a la Ministra, coincidente con “la etapa de sesiones extraordinarias para tratar varias leyes entre ellas la de reforma laboral, que esperamos permita cambiar la matriz argentina y hacerla más inclusiva y previsible”.

La diputada Martínez destacó que “después de 28 años logramos la ley de paridad de género, lo cual constituyó un grandísimo desafío”, pero también reconoció que “es fundamental lograr la autonomía de las mujeres. La brecha salarial entre hombres y mujeres debe desaparecer, como así también la desigualdad en las licencias”.

En tal sentido, la diputada Cornelia Schmidt agregó que “la mujer es un actor económico muy importante”.

La Ministra alemana se manifestó “contenta de encontrar ejemplos en todo el mundo sobre paridad” y comentó que su país no cuenta con una ley de cupo en derecho electoral: “el parlamento alemán pasó de tener un 37% de participación femenina a un 31%”. Y agregó: “es difícil tratar el tema referido a cupos en Alemania, en parte por nuestro pasado fascista”.

Las funcionarias también abordaron la cuestión de la violencia de género contra la mujer como fenómeno mundial, vinculado a las diferencias de poder entre hombres y mujeres.

En tal sentido, Martínez comentó que “en Argentina se produce un femicidio cada 30 horas” y agregó que “ante este dato alarmante, el ejecutivo puso en marcha el Plan de lucha contra la violencia de género, jerarquizó el Consejo federal de las mujeres convirtiéndolo en Instituto, y se crearon hogares de atención a las víctimas”.

“Pero desde el Congreso también se trataron leyes tales como la de privación de la responsabilidad parental de femicidas, la de acoso sexual callejero que se constituye en crimen dentro del código penal. Esto ha sido gracias a la participación de las mujeres en el poder legislativo, este aspecto fue determinante para tratar la agenda de derechos de la mujer”, destacó Martínez.

Compartinos: