La diputada nacional de Juntos por el Cambio Graciela Ocaña propuso la creación de una Agencia Nacional de Control y Prevención de Epidemias y Enfermedades Infectocontagiosas, con el fin de «promover una mayor independencia y recursos para los laboratorios nacionales tales como el Malbrán, el Muñiz y el Instituto de Enfermedades Tropicales», entre otros.

Ocaña sostuvo que la agencia debe «tener por objeto la coordinación de los programas de investigación de los laboratorios, diseñar el Plan Federal Sanitario de Prevención de Epidemias y detección de enfermedades infectocontagiosas con una proyección a diez años y elaborar un presupuesto plurianual que disponga un aumento del 10% por sobre la inflación para aumentar la inversión en el área científico tecnológica».

También promueve «protocolos de los procesos involucrados en la prevención, detección temprana, alerta y emergencia sanitaria y protocolos en casos de epidemia y actividades de riesgo, así como también la responsabilidad de fijar las políticas de bioseguridad en coordinación las Fuerzas de Seguridad para crear un programa específico».

«Tenemos que aprender de las lecciones recibidas y dar un salto de calidad institucional y de políticas de inversión y prevención», y el proyecto «propone ordenar esta política, bajo un solo sistema nacional de investigación aplicada de alta sofisticación», dijo la exministra de Salud en un comunicado.

  • El proyecto de ley es acompañado por los diputados Hernán Berisso, Camila Crescimbeni, Soher El Sukaria, Soledad Carrizo, Sebastián Salvador, Rubén Manzi, Pablo Torello, Héctor Stefani, Carmen Polledo, Estela Regidor , Claudia Najul, Ingrid Jetter, Alberto Asseff y Ezequiel Fernández Langan.