En el mes de marzo presenté un proyecto para declarar la emergencia económica y fiscal de la actividad turística en todo el territorio nacional, por un plazo de 180 días, con motivo de la pandemia mundial ocasionada por el Coronavirus. Hoy, 2 meses después, se hace cada vez más imprescindible abordar este tema y brindar soluciones a un sector fundamental para el mundo del trabajo y que ha sufrido, como pocos, los efectos de una cuarentena tan necesaria como complicada para las economías de los países.

Las medidas que el Poder Ejecutivo ha tomado, en el sentido de ejercer la debida protección de la población, no nos impide reconocer los efectos adversos, desde el punto de vista económico han provocado. La actividad turística, en todas sus formas, directas o indirectas, comenzando con los operadores, y continuando con hotelería, gastronomía, espectáculos, ferias, congresos y demás rubros relacionados, se encuentran sufriendo las consecuencias de esta pandemia.

Nuestro país, gran receptor del turismo internacional debido a sus extraordinarias bellezas naturales en toda su extensión, entre otras atracciones, no escapa a la problemática mundial, incluido en su turismo interno también bloqueado casi en su totalidad. Salvo nuestra querida Jujuy que con un estricto control de normas sanitarias, desde el viernes próximo retomará la  actividad turística en los pueblos de la Quebrada de Humahuaca, en una nueva etapa de flexibilización de la cuarentena dispuesta por la provincia y aprobada por el Gobierno Nacional.

El proyecto presentado, y que aún no ha sido podido tratar en el Senado, declara la emergencia económica y fiscal de la actividad turística en todo el territorio nacional, por un plazo de 180 días e indica que están alcanzados por los beneficios aquellas personas físicas o jurídicas que desarrollen actividades relacionadas, directa o indirectamente, con la actividad turística contemplada en el marco del Anexo I de la ley 25997. Dentro de los beneficios, durante el período establecido, quedarán suspendidos los procesos judiciales en trámite y la iniciación de nuevos juicios, como así también los plazos procesales de prescripción y/o caducidad y se Instruye a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) a prorrogar los vencimientos de obligaciones de impuestos, y de la seguridad social, mientras dure la emergencia, y la implementación de planes especiales de pago para el caso de existencia de deudas por tales conceptos. Asimismo, se implementará un amplio plan de compensación de todas las obligaciones fiscales.

Además, propone que deberá contemplarse la instrumentación de líneas de crédito para el sector afectado y que durante el período de vigencia de la emergencia, y hasta 90 días posteriores a la finalización de la misma, será de aplicación el Programa de Recuperación Productiva (REPRO) para todas las empresas afectadas, quedando prohibido el despido de personal, como así también las modificaciones en las condiciones laborales.

La sociedad, en Argentina y en el mundo, se encuentra en situación crítica, preocupada, asustada y en estado de alerta máxima debido a esta nueva enfermedad que nos ha invadido y no podemos aún controlar. El brote del COVID-19 o comúnmente conocido como Coronavirus, nacido en China y que ahora se encuentra en expansión por todo el mundo, ha obligado a medidas extremas como la cuarentena generalizada en varios países del mundo y cierre de sus fronteras. Indudablemente Argentina no escapa al problema y de allí las recomendaciones de aislamiento en nuestros hogares, en especial para las personas de alto riesgo y hasta el cierre de las fronteras de varias provincias entre sí y del país todo con el exterior.

Las Cámaras y Federaciones que nuclean al sector han receptado y concentrado las inquietudes y preocupaciones de todos sus integrantes y el Estado Nacional no puede menos que hacerse eco de las mismas y actuar en consecuencia, es por ese motivo y en procura de lograr un paliativo que contribuya a aliviar el trance que éstos se encuentran atravesando, que he presentado el proyecto y he propuesto algunas medidas que espero sean receptadas por el Poder Ejecutivo Nacional.

Creo que una vez que comencemos a superar este flagelo y el salir de nuestras casas vuelva a parecerse a la normalidad que solíamos transitar se va a presentar una enorme posibilidad para desarrollar la infraestructura turística de nuestro país ya que el turismo local va a ser el primero que elijan, por diferentes motivos (seguridad, protocolos sanitarios, etc.), los viajeros. Allí estaremos para aportar ideas, propuestas y soluciones para que este sector, que mueve la economía y genera innumerables puestos de trabajo, encuentre una rápida reactivación por el bien de todos.

 

Silvia del Rosario Giacoppo

Senadora Nacional (Juntos por el Cambio/Jujuy) 

Presidenta de la Comisión de Turismo del Senado de la Nación

 

Compartinos: