Argentina celebró este domingo 13 el primero de los debates presidenciales previos a las elecciones generales del 27 de octubre. Mauricio Macri, Alberto Fernández, Roberto Lavagna, Nicolás del Caño, José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión se enfrentaron ante la cámaras en la Universidad Nacional del Litoral, en la ciudad de Santa Fe en el primero de los dos debates a los que están obligados por ley. Sin embargo, muchos especialistas, politólogos, sociólogos y sociedad en general, afirman que el debate presidencial fue o «aburrido o mediocre o insulso». Como dato de ‘color’, el debate le costó al Estado 24 millones de pesos para escuchar a los candidatos decir ‘lo mismo de siempre’ y demostrar que a veces, los políticos del país no están a la altura de Gobernar y de la sociedad (o sí).

Los candidatos Mauricio Macri, Alberto Fernández, Roberto Lavagna, Nicolás del Caño, José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión debatieron este fin de semana en Santa Fe, en lo que muchos especialista y sociedad en general catalogaron como un detabe ‘bochornoso’. Fue una exposición de todos los candidatos a Presidente que no incluyó el derecho a preguntas, en los que tuvieron la oportunidad de exponer sus proyectos de país de resultar electos el domingo 27/10.

Si bien no hubo cruces por las estrictas reglas del debate, sí hubo críticas directas y acusaciones entre unos y otros.

El debate le costó al Estado 24 millones de pesos, dispuesto por la cámara nacional electoral.

Un estudio de opinión pública difundido por Raúl Aragón & Asociados fue el único que se animó a presentar números respecto a un supuesto ganador del debate. Con el 43,1%, de 1.500 casos efectivos del sondeo, Alberto Fernández se consagró como triunfador por encima del Presidente, quien cosechó el 34,2%. Con el 4,1% se posiciona Roberto Lavagna, 3,3% Nicolás del Caño, 3,1 José Luis Espert, y por último aparece José Gómez Centurión con el 1,1%.

Por otro lado, Desde la consultora Federico González & Asociados, analizaron sólo el desempeño particular discursivo de cada candidato, en el que coincidieron que Fernández «resultó un claro ganador del debate» ya que «se lo vio firme y seguro.

El debate fue muy criticado en general, muchos analistas luego de la exposición de los candidatos del domingo 13/10, sugieren que para los próximos comicios el debate se realice solo si hay balotaje. Mientras tanto, otros alegaban que la ‘pobreza’ de los candidatos en sus discursos muestra un fiel reflejo de la sociedad que tenemos. «Si abundó la mediocridad, resulta la confirmación de que la sociedad argentina transita ese andarivel y no puede reclamar lo que no tiene».

Incluso, desde el oficialismo también propusieron que las reglas del debate deben cambiar, por ejemplo, el diputado Daniel Lipoveztky, que consultado en torno al debate entre los candidatos presidenciales, el diputado del PRO «hay que cambiar el diseño para los próximos debates para que haya interacción entre los candidatos» y consideró que «claramente no fue un debate, fue un pseudodebate», al sostener que «cada uno pudo comparar las fortaleza y debilidades desde lo personal y no desde la interacción».

Compartinos: