Aunque su imagen sube como la espuma en las últimas encuestas, en el Senado pareciera que la expresidente Cristina Fernández de Kirchner pierde cada vez más peso, y es que pese a su pedido de frenar la ‘politización de la justicia’ y que el presidente Mauricio Macri ‘copó los tribunales con jueces amigos’, el peronismo decidió acordar con el oficialismo y votaron la designación de 14 jueces. Los jueces nombrados ocuparán tribunales civiles y laborales.

_________________________

«Silencioso copamiento de los tribunales federales», eso es, para la expresidente Cristina Fernández de Kirchner, lo que está haciendo el macrismo con la justicia argentina, que a su juicio, el presidente de la nación Mauricio Macri está «copando con jueces amigos».

Su declaraciones en torno a esta situación son de vieja data, incluso, a finales de abril compartió un video denunciando la situación: «A meses de dejar el Gobierno y mientras se investiga el escándalo de espionaje más grande de la historia, que destapó la cloaca del Poder Judicial, Macri realiza un silencioso copamiento de la Justicia. Están premiando a los jueces que avalaron el tarifazo, el blanqueo, la fuga de divisas, el endeudamiento y la persecución contra la oposición», describía el video subido a las redes sociales de CFK.


Y en ese contexto, la designación de jueces fue un punto de inflexión entre el kirchnerismo y el peronismo, y el malestar entre los espacios políticos se sintió fuertemente por los pasillos del Congreso nacional. Incluso, el pasado 22 de mayo, cuando Cambiemos intentó aprobar 66 pliegos respecto al nombramiento de jueces, el kirchnerismo dejó sus bancas vacías antes de la votación para dejar la sesión sin quórum.

Pero ayer 17/07, y pese a la negativa de Cristina Kirchner, el oficialismo logró destrabar 11 nombramientos de jueces nacionales y tres de defensores públicos.

Fue en la sesión ordinaria de este miércoles, en la que el Senado avaló las designaciones por 42 votos a favor, ninguno en contra y 2 abstenciones -de Magdalena Odarda (Río Negro) y Fernando “Pino” Solanas-. Seguidamente, se aprobaron ascensos militares y de funcionarios de la Cancillería.

Quién logró acordar con los peronistas para que la sesión se realizara sin sobresaltos, fue el macrista Ernesto Martínez, vicepresidente de la Comisión de Acuerdos, que negoció con sus pares del PJ la lista de 14 magistrados.

El kirchnerismo hizo lo suyo, y dejó sus bancas vacías antes de la votación para intentar dejar la sesión sin quórum, pero no lograron su objetivo.

«El Gobierno tiene el sólo objetivo de asegurarse la designación de un número inédito de magistrados antes de retirarse. ¡No digan que hay acuerdo antes de pasar por el recinto! ¡No hay acuerdo! ¡Por eso no se aprueban!«, protestó Marcelo Fuentes, jefe del bloque del FpV-PJ.

Sobre los nombramientos, se conoció que el oficialismo armó la lista con jueces civiles y laborales y defensores, la mayoría de Capital Federal, pero también de Misiones, Mendoza, La Rioja y uno de La Plata, provincia de Buenos Aires.

Luego de la sesión, quedaron entonces más de 50 pliegos con dictamen que esperan ser tratados en el recinto y otra veintena que ni siquiera pasaron el filtro de la Comisión de Acuerdos, presidida por el salteño Rodolfo Urtubey, ausente en la sesión, que se completó con muchas leyes consensuadas por todas las fuerzas políticas.

Además, ayer fue primera sesión en el Senado sin su histórico jefe, Miguel Ángel Pichetto, que dejó su banca vacía para convertirse en el compañero de fórmula de Mauricio Macri. La conducción quedó a cargo de su nuevo jefe, el cordobés Carlos Caserio.

Compartinos: