El alcalde ya definió el paquete legislativo que quiere aprobado antes de fin de año. Obras, compras y mantenimiento de la sede de Gobierno.

A un mes del cierre de sesiones ordinarias de la Legislatura porteña y recambio parlamentario, Horacio Rodríguez Larreta ya comunicó a sus espadas legislativas el paquete de iniciativas que quiere ver aprobadas antes de que el edificio de Perú 130 baje las persianas para el receso estival.

En concreto, para el ingreso de nuevos diputados porteños falta menos de un mes: el 10 de diciembre jurarán 30 ediles electos y cinco días después culmina el período ordinario del año corriente, que se inició el 1 de marzo con la inauguración formal del jefe de Gobierno.

 

En el puesto número uno, como todos los años, está el Presupuesto 2018, que por estas horas está en boga por rondas donde ministros y secretarios de Gobierno desfilan por el Poder Legislativo para explicar cómo piensan ejecutar sus partidas y qué medidas tomarán en el año próximo.

El ejercicio 2018 estima cálculo de gastos y recursos por $222.383 millones y tiene como punto clave reducir el tributo a Ingresos Brutos, como plantea el Gobierno nacional con la Reforma Fiscal. Junto a la ley de leyes, se debe votar la normativa tarifaria y fiscal, corazón del sistema recaudatorio del gobierno de Larreta.

A principios del mes de noviembre, ingresó en el Parlamento un proyecto redactado por el Ejecutivo para habilitar la concesión del sistema de bicicletas, que hoy administra el Gobierno. En rigor, el texto se redactó en oficinas de la Secretaría de Transporte, que conduce Juan José “Juanjo” Méndez, y busca llamar a licitación pública por plazo máximo de 12 años para prestación integral, modernización, operación, mantenimiento y explotación del Sistema de Transporte Público en Bicicleta. Según el expediente, el concesionario deberá hacerse cargo de bicis, estaciones de distribución y estacionamiento, señalización y centros de información y atención.

El Gobierno también avanzará con una ley de autoprotección que estructura el sistema de plan de evacuación y simulacro de incendios para comercios y oficinas públicas. A nivel obras, el Ejecutivo envió proyectos de ley para apertura de calles y expropiación de edificios y terrenos involucrados en traza de viaductos ferroviarios, que Larreta quiere ver terminados en su totalidad (al menos los de la zona norte) para 2019.

La semana pasada, desde la gobernación porteña llegó al Parlamento un proyecto para dar en concesión todos los espacios conocidos como “bajo autopistas” que comprenden la traza de la AU 25 de Mayo desde Autopista Perito Moreno hasta Buenos Aires – La Plata. El objetivo es fomentar la instalación de comercios y oficinas mediante concesiones a 30 años.

Además, la Ciudad busca concesionar también por 30 años edificios instalados en el Zoológico porteño, en Palermo, para financiar “el proceso de transformación progresiva del Jardín Zoológico”, según se indica en el texto presentado.

También, en el proyecto se aclara: “actividades por concesiones otorgadas buscarán propuestas educativas, recreativas y concientización de conservación y preservación del ambiente, servicios y propuestas complementarias que mejoren la experiencia del visitante”.

Una ley que traerá polémica es la titulada por el alcalde como iniciativa para “combatir cajas negras” de consorcios, como la presentó semanas atrás, tras el lanzamiento del Consorcio Participativo.

Durante últimos días, desde el despacho de Larreta, en la calle Uspallata 3160, viajó hacia la Legislatura una decena de proyectos requeridos para antes del cierre parlamentario. Uno trata específicamente sobre ese edificio, estrenado por Mauricio Macri en 2015, que aún no terminó de pagarse. Así, el Gobierno pide a la Legislatura permiso para declarar “innecesarios” dos edificios en calles Viamonte y Esmeralda y luego venderlos para pagar el inmueble en Parque Patricios y destinar parte del producido de esa enajenación para otras obras de infraestructura.

Además, se avanzará con una normativa para estructurar la responsabilidad de empresas ante rotura de veredas y  multas que deben abonar por esta situación.

A todo este paquete se le deben sumar algunas leyes de doble lectura que ya pasaron instancia de audiencia pública, como convenio entre Ciudad y Nación que le permitirá disponer a Larreta de terrenos en La Boca (Comuna 4), para edificación y creación de espacios públicos. Envuelto en una polémica porque se le quitaría terreno al club Darling de ese barrio, la normativa conocida como Catalinas Sur II se aprobaría definitivamente antes del cierre parlamentario. Lo mismo con el proyecto conocido como Tiro Federal, donde la Ciudad edificará nuevas instalaciones a orillas del Río de la Plata y otorgará su usufructo por 75 años a la asociación civil del Tiro Federal, que mantendrá la tradicional sede social y tres hectáreas de su predio original. Deberá pasar por audiencia pública antes de la aprobación definitiva de la ley.

El Tiro Federal Argentino, que desde 1867 funciona en un amplio predio frente al estadio del Club River Plate, será trasladado a terrenos ribereños del mismo barrio de Nuñez, según lo estableció la ley aprobada en primera lectura por iniciativa del Poder Ejecutivo de Ciudad de Buenos Aires.

El Gobierno porteño presentó a fines de 2016 una ley para establecer un Código Electoral en Ciudad de Buenos Aires, pero jamás se trató en el año corriente. Oficialismo y oposición coinciden en que ese debate fue imposible por la campaña electoral. Sin embargo, el Ministerio de Gobierno busca girar la iniciativa al Parlamento nuevamente en marzo, aunque se prevén algunas modificaciones al texto original.

Compartinos: