Tras el escándalo de Andorra renunció Díaz Gilligan: “Las acusaciones en mi contra son falsas”

Valentín Díaz Gilligan, ahora ex funcionario renunció a la Subsecretaría general de la Presidencia, acusado de haber ocultado 1,2 millón de dólares en una cuenta bancaria de Andorra según una investigación del diario español El País. En un principio el gobierno apoyó a Gilligan, quien se había comprometido a presentarse este lunes en la Oficina Anticorrupción para presentar toda la documentación que le fuera requerida pero finalmente no lo hizo.

Con el correr de los días el caso fue adquiriendo notoriedad mediática y creció el malestar por parte de la oposición e incluso desde el propio oficialismo se hicieron oír los reclamos en nombre de la transparencia y se solicitó que el funcionario diera un paso al costado hasta aclarar su situación.

Mario Negri, diputado nacional (UCR – Córdoba) fue una de las voces más firmes a la hora de pedir la renuncia del ex subsecretario: “Diaz Gilligan debería pedir su separación del cargo, ir a la Justicia y aclarar su proceder. No es condena, la “vara” sobre la transparencia está puesta muy alta por parte de Cambiemos. No hay que incomodar al gobierno, sino ayudarlo”sentenció el diputado Negri.

En la misma línea también reclamaron que de explicaciones ante la justicia  Paula Oliveto (C.C – Bs. As.) y el diputado Rodolfo Tahilade (FPV – Bs. As.) entre otros.

Finalmente hoy por la tarde el Díaz Gilligan decidió apartarse y redactó su renuncia indeclinable. «No creo necesario seguir aferrado al cargo en medio de un debate mediático sobre mis acciones en los años en los que estuve en la actividad privada» expuso el ex funcionario del gabinete.

En la misiva dirigida al Secretario General de la Presidencia, Fernando de Andreis destacó que «las acusaciones que hicieron en su contra son falsas» y que ello quedará comprobado.

Rodolfo Tailhade presentó una denuncia contra el funcionario del gabinete de Mauricio Macri por los delitos de lavado de activos y omisión maliciosa. El legislador requirió que Díaz Gilligan sea citado por un juez a rendir cuentas por ambos ilícitos. La causa quedó en manos del  Juez Claudio Bonadío.