NCN dialogó en exclusiva con el diputado José Luis Riccardo (UCR-Cambiemos)  para analizar la situación política y social de la provincia de San Luis. El legislador puntano apuntó contra los hermanos Rodriguez Saá, fundamentalmente por el manejo de los planes sociales en la provincia.

Recordemos que en las elecciones de 2017 en la categoría Senadores, el Frente Unidad Justicialista San Luis superó el 54 por ciento de los votos sobre los casi 44 de Avanzar y Cambiemos por San Luis que encabezaba Claudio Poggi. Así, Adolfo Rodríguez Saá se recuperaba de la primera vuelta de agosto, cuando el macrismo sacó el 57,5 contra el 38,37.

“En la última elección se comprometieron mil millones de dólares, entre 16 mil y 20 mil millones de pesos para ganar una elección. 110 mil órdenes de pago, chueques entregados hasta el día antes de la elección, parece una novela pero no es una novela” acusó el legislador y presidente de la UCR de San Luis.

NCN.- ¿A qué se debe qué haya gente que se somete al punto de la adoración a quienes gobiernan la provincia, que le pasa a la gente de San Luis?

José Riccardo.- Es una frustración, porque después de 200 años de un proceso libertario y democrático, la política argentina en algunas provincias se sigue anclando sobre regímenes anacrónicos. La historia ha demostrado que estos regímenes no promueven el bienestar general, más bien promueven el bienestar familiar como en los feudos

NCN.- ¿La sociedad les teme o hay un conformismo cultural?

JR.- Adolfo pasó un momento difícil en el 85, y estuvo al borde de una intervención pero como Alfonsín era un demócrata lo ayudó y no intervino la provincia. Todo el bienestar de San Luis es el producto del apoyo del gobierno radical de Alfonsín. En el año 85 Adolfo que pasó por una grave crisis dijo “Hay que comprar todo muchachos, la forma de sostener el poder es comprar todo lo que se pueda, y ahí empezó el proceso de cooptación institucional económico y les dio un poder enorme”

NCN.- ¿Cómo interpreta la matriz del poder de los Rodriguez Saá?

JR.- En el año 2001 surgió el plan de inclusión social como una necesidad, a 18 años de ese proceso los beneficiarios siguen sin beneficios sociales, sin derechos laborales y como si eso fuera poco, bajo la amenaza de perder el poder en la última elección tuvieron que descorrer el velo de la mentira nacional y se cayó el mito del pleno empleo en San Luis. En tres meses se nombraron entre 65 mil y 80 mil planes sociales nuevos. Quiere decir que el 50% de la población económicamente activa está bajo la órbita de esos planes.  Eso lo hace un gobierno inescrupuloso que busca dependencia del Estado para poder controlar el destino político de la provincia. Tenemos la provincia con el mayor porcentaje de planes sociales y fuimos la provincia con los mayores beneficios de la Nación con la promoción industrial. Ahí se ve lo perverso del feudalismo, desperdiciamos treinta años. Treinta años dónde no se proyectó bienestar, es mentira que en San Luis hay trabajo, no es cierto que haya mejores derechos laborales, por el contrario, los docentes en San Luis nunca tuvieron paritarias.

Y para describir el poder económico de los hermanos, el legislador cuenta que “de toda la provincia de San Luis que tiene 6 millones de hectáreas, hace poco tiempo atrás los Rodriguez Saá festejaron el millón o millón y medio de hectáreas, esas son las dimensiones del poder económico en una provincia dónde lo venimos diciendo desde hace muchos años, se estaba creando pobreza y con eso dependencia económica”.

José Luis Riccardo es docente,  fue rector de la Universidad Nacional de San Luis y es el actual presidente de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados de la Nación. Desde ese lugar, Riccardo rescata el rol de la universidad como bastión de refugio para quienes no comulgaron con el oficialismo que gobierna la provincia desde el año 1983.

“La universidad fue el ejemplo de la contracultura, una de las pocas, un lugar dónde los Rodriguez Sáa nunca pudieron imponer su régimen al menos hasta cuando me tocó encabezarla. Hicieron de todo para cooptar esa institución, de hecho uno de los últimos intentos lo hicieron durante las últimas elecciones porque advertían que se le estaba jugando el feudo, incluso coparon un lugar emblemático de la universidad que es el auditorio Mauricio López, nuestro primer rector fue un desaparecido de la dictadura . El auditorio Mauricio López es un emblema  de una causa muy cara a la Argentina como son los Derechos Humanos. Alberto Rodriguez  Saá es conocido por haber mandado a perseguir a militantes políticos con una carta a Massera en los años 70, él y el Adolfo. ”

Por último, el diputado denunció que “en estas últimas elecciones trataron de hacer una reivindicación política yendo a hablar de DDHH al auditorio de aquel rector que justamente luchó contra toda esa intolerancia”. Riccardo apuntó contra el actual gobernador al afirmar que “Alberto Rodriguez Saa firmó la carta a Massera pidiendo excarmiento ejemplar contra aquellos que no coincidía ideológicamente”.

 

 

 

 

Compartinos: