Senado: Marc Stanley opinó sobre Malvinas y pidió «una negociación»

En una exposición en el Senado, el embajador norteamericano en Argentina, Marc Stanley, expresó su posición sobre la soberanía nacional en las Islas Malvinas. «Boris Johnson, el otro día, parecía no tener interés en continuar las negociaciones cuando habló con el Presidente Fernández», disparó. A su vez, agregó que le encantaría -dijo, a título personal y no como portavoz del país norteamericano- «ver una negociación entre las dos partes».

Stanley también declaró que «odia la disputa de Malvinas» entre Argentina e Inglaterra por «varias razones». «No podemos venderles armas a la Argentina que contengan partes británicas. Además, el conflicto impide que haya más inversiones inglesas en la Argentina», completó.

En su exposición en el Salón Azul del Congreso, solicitada por el propio Stanley, el embajador aseguró su país pretende «desesperadamente» una «fuerte relación» y una «asociación» con la Argentina. «Hay mucho en lo que podemos trabajar. De hecho, tenemos compañías de los Estados Unidos esperando en la puerta para ingresar a su país», agregó.

En cuanto a la renegociación de la millonaria deuda que la gestión de Mauricio Macri adquirió con el Fondo Monetario, el diplomático mencionó que el acuerdo fue «impresionante» y enfatizó que veía «una oportunidad que se da una vez por generación para la Argentina». «Ahora tienen desafíos económicos. Y es una gran ola. El mundo necesita combustible y comida. Y ustedes tienen todo eso», completó, en referencia a las crisis energéticas y alimenticia que atraviesa el mundo tras el conflicto bélico en Europa.

Del encuentro en el Salón Azul participaron el presidente de la Comisión, el oficialista puntano Adolfo Rodríguez Saá, y los integrantes del Frente de Todos Silvia Sapag, de Neuquén; Gerardo Montenegro, de Santiago del Estero; Guillermo Andrada, de Catamarca; Pablo Yedlin, de Tucumán; Inés Pilatti Vergara, de Chaco, y Silvina Larraburu, de Río Negro, y su aliada, la riojana Clara Vega. Por Juntos por el Cambio, en tanto, estuvieron presentes el misionero Humberto Schiavoni, la neuquina Lucila Crexell, el chaqueño Víctor Zimmermann y la mendocina Mariana Juri.

«Nosotros estamos muy interesados en fortalecer las relaciones bilaterales con Argentina»

En medio de los cambios en el gabinete del ejecutivo y la angustia por el dólar, el Senado recibió el día martes al embajador de Estados Unidos, Marc Stanley, en el Salón Azul del Congreso Nacional.

«Hemos hecho esta reunión porque hemos recibido una nota solicitándola», dijo el senador oficialista Adolfo Rodríguez Saa, quien además es miembro del grupo de amistad argentino estadounidense.

Tras abrir el acto, cada senador miembro de la comisión pasó a hacer una presentación respectiva y a destacar las potencialidades económicas de cada una de sus provincias.

El embajador Stanley, en su turno a la palabra, no dejó pasar la oportunidad para referirse al fallo de la suprema corte norteamericana que retrotrajo el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

Sobre este punto, la senadora opositora Lucila Crexler consideró que «algo en lo que podemos trabajar en común es la independencia de los órganos, de los poderes del estado, para defender la democracia».

La neuquina además expresó «estar abierta a trabajar para remover los obstáculos que impiden el ingreso de las inversiones norteamericanas». También propuso crear un ámbito de intercambio parlamentario, en el marco de la OEA, entre parlamentarios argentinos, norteamericanos y de otras regiones de Latinoamérica.

El embajador Stanley se refirió, además, a la energía y los alimentos, como elementos de interés para avanzar en la profundización de la relación bilateral.

«Es cierto que tenemos abundante gas y petróleo, pero también es cierto que tenemos muchos pobres en Argentina», terció el senador opositor Víctor Zimmermann.

La senadora del FdT, Silvina Sapag, preguntó cuál era la opinión del embajador sobre el canje de deuda por los llamados bonos verdes, dado que la Argentina es un país que contamina poco, y está alineado en la agenda del cambio climático. También interrogó al embajador sobre el polémico tema Malvinas, a lo que el embajador respondió reconociendo que el tema es «a very emotional problem».