Los niños mayores de 6 años de la Ciudad de Buenos Aires comenzarán a recibir tratamientos con barniz de flúor de alta concentración, una acción que, acompañada del correcto cepillado dental, baja drásticamente la incidencia de caries, explicaron especialistas.

La Legislatura porteña sancionó la iniciativa del diputado Marcelo Guouman (UCR-Evolución) en la que se le ordena al Ejecutivo la elaboración de un programa para la implementación de esta política preventiva que ya se lleva adelante en diversas áreas rurales argentinas con muy buenos resultados.

Jorge Pasart, docente de la Facultad de Odontología y coordinador de Práctica Social Educativa de la UBA, explicó a Télam que los tratamientos con flúor «no son nuevos en odontología, pero los actuales barnices no necesitan de aplicación en el consultorio sino que puede hacerse en el banco de la escuela».

«En odontología es lo más parecido a una política vacunatoria, y con estas lacas logramos bajar significativamente los índices cariogénicos. La ley establece la creación del programa y le da la potestad al Ejecutivo de implementarlo como le parezca, pueden ser aplicaciones anuales o semestrales. No se establece cómo va a ser el programa», señaló Pasart, uno de los impulsores técnicos de la iniciativa.

El odontólogo explicó que el flúor se aplica con un pincel sobre los dientes permanentes y que «ya no es necesario secar la boca ni estar horas sin comer».

Sobre la norma aprobada, el diputado Guouman explicó que esta ley «tiene como objetivo disminuir los índices (de afectados por caries) a través de la implementación de una política pública de alcance universal para todos los alumnos de las escuelas primarias».

«Conscientes de que la problemática social es multicausal y compleja, confiamos en que la implementación de un plan de topicación con barniz de flúor a la totalidad de la población mejorará la calidad de vida de los alumnos de las escuelas públicas», añadió el legislador radical.

Sobre la reglamentación y aplicación por parte del Ejecutivo, Pasart dijo que «sería deseable implementar una política incremental, comenzar por los chicos de primer grado, después, primero y segundo, y así sucesivamente«.

El Plan Integral de Salud Odontológica contendrá los ejes estratégicos de promoción, prevención y cuidados de la salud bucal de niños y niñas; y será elaborado por el Poder Ejecutivo con las diferentes áreas intervinientes del gobierno porteño con un enfoque intersectorial, invitando a otros actores no gubernamentales, incluyendo universidades.

Compartinos: